Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 19 de noviembre de 2012

No se engañen; todos sabían que esto iba a pasar.

Desde el presidente del banco de España, pasando por los presidentes de las cajas y bancos privados españoles, siguiendo por los políticos de los cuatro estamentos institucionales que tienen el "honor" de putear al pueblo al que deberían gobernar cada día, y finalizando por directores de sucursal, comerciales y chupatintas varios, que iban detrás de la comisión de turno a base de vender burras cojas a precio de pura sangres, al personal que pasaba por la sucursal de turno para hacer realidad sus sueños, en cómodos plazos.

Los responsables del Banco de España, lo sabían, o lo deberían saber, pero no dijeron nada. No dijeron nada cuando estaban siendo testigos de las malas prácticas de los bancos, al vender hipotecas a gente que en caso de crisis se las iba a ver putas para poder pagar, con mensualidades que se llevaban por delante el 100% de uno de los sueldos, en el caso de que los incautos a pagar fueran dos. No dijeron nada, cuando delante de sus narices se estaban llevando a cabo tasaciones al alza, luego falsas, de los inmuebles hipotecados. Tampoco dijeron nada cuando los políticos responsables de las cajas de ahorros, recordemos, cajas de ahorros que eran propiedad de los ciudadanos, se dedicaban a favorecer a diestro y siniestro a empresarios sin escrúpulos que montaban chiringuitos con pólvora del rey, y con el crédito concedido por unas entidades crediticias que se crearon para hacer llegar el crédito, no a los amiguetes del político de turno, sino al pueblo llano, para apartarlo así de la usura. ¡Qué paradojas! Y por supuesto, no dijeron nada cuando las entidades crediticias se dedicaron a poner "suelo" a las hipotecas a interés variable, lo nunca visto. En resumen, los primeros en tener que poner coto a tanto ladrón de guante blanco, a tanto pendejo, a tanto sinvergüenza, a tanto desafuero, a tanta injusticia, a tanta crueldad, estaban mirando para otro lado. La cuestión es, si miraban para otro lado porque eran así de inútiles, o simplemente porque eran parte de la trama.

Caja Castilla la Mancha, Caja de Ahorros del Mediterraneo, Bankia....No sigo, que me mareo. Todos los responsables de dirigir las cajas de ahorros españolas, puestos allí a dedo, por los políticos de un lado y otro de la trinchera imaginaria que divide este santo país, sabían lo que se estaba cociendo. Lo sabían y nadie lo impidió, porque era una manera rápida y fácil de hacer dinero. Nadie lo impidió porque se creían impunes, y lo siguen creyendo, que yo sepa, ninguno de estos pájaros está enjaulado. El saqueo de las cajas y desde las cajas, del estado y sus diversas dependencias, ha sido la mayor operación de latrocinio llevada a cabo desde hace mucho tiempo, tanto que no podemos recordar y empezamos a dudar que la haya, una época en que una gente haya sido capaz de robar tanto como en los últimos veinte años han robado todos estos tipos en España.

Los políticos fueron una pieza clave en el engranaje de la máquina de saquear. Cuando esto era Jauja, cuando todo estaba permitido, cuando todo era posible, cuando éramos un país de ricos, cuando el crédito era la llave que abría todas las puertas, los políticos tenían la llave principal que hubiera sido esencial que estuviera cerrada. Todos, los unos y los otros, miraron para otro lado, eso si, pusieron todos el cazo, para financiar sus formaciones políticas, para financiarse ellos y por último, para financiar a sus familiares, en el mayor ejercicio de nepotismo llevado a cabo en Europa en los últimos cuarenta años.

Para los bancarios también tenemos. Paco, Pepe, José, Quique, Antón, Sonia, Marisa. El director/a de la caja de, el/la comercial del banco de. Tan conocidos que eran como de la familia. Ellos fueron los que, en algunos casos sabiendo lo que pasaba por sus manos, en otros sin tener ni puñetera idea, se pasaron por el arco del triunfo todos los códigos deontológicos y éticos que en el mudo eran, se pusieron el mundo por montera y se dispusieron a recibir comisiones contantes y sonantes. Ahora, se puede escuchar a alguno decir a voz en grito que él ya veía venir todo esto cuando veía lo que veía pasar por su mesa. ¡Cuánto cinismo, Dios mío! ¿Y qué me dicen de los tasadores? ¿Y de los notarios?. Porque de la corrupción generalizada en este país de chorizos, la culpa no la tienen solamente los políticos, no.

Y por último, están los ciudadanos. Unos ciudadanos que en muchos casos fueron a endeudarse sin motivo ni razón. Muchos como la víctima del timo del tocomocho, que cae por su ansia y su avaricia. Otros muchos, por el ansia de comprar la primera vivienda, endeudándose para tal fin para los próximos cuarenta años, con la promesa de que, las casas nunca iban a bajar, así que eran una inversión segura y ventajosa.  Cuantas segundas y terceras viviendas se compraron en este país, para luego alquilarlas, o revenderlas en poco tiempo, y aprovecharse así todos de la burbuja inmobiliaria, que ahora todos tan cínicamente criticamos. ¿Se acuerdan de aquel de allí, de aquel idiota, de aquel que entonces, cuando esto era Jauja, vivía de alquiler y decíamos de él que era un tonto de baba, que estaba tirando el dinero?.

Total; tampoco hace tanto tiempo de todo esto. Un país, al fin y al cabo, no es lo que la divina providencia quiere. Un país es un asunto más terrenal. Un país es honrado, porque sus ciudadanos son honrados, es próspero porque sus ciudadanos son trabajadores. Si un país, es un país de chorizos, ¿por qué será?,

No hay comentarios: