Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 30 de diciembre de 2012

"Y he visto más bajo el sol:
en el lugar del derecho está el delito,
y en el lugar de la justicia la injusticia.
Me dije: Dios juzgará al justo y al criminal,
porque hay un tiempo para cada cosa y para
cada acción aquí"
(Qohélet 3, 16-17)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

¡Qué Dios nos proteja a todos!

Este año, se habrán dado cuenta, no he felicitado la Navidad a nadie, a través de este blog. No; no me he vuelto un maleducado; sencillamente es que no me salía. No me siento nada bien deseando cosas buenas a la gente, cuando sé, a ciencia cierta que estos buenos deseos no se van a cumplir.

En este año que se va, los políticos, elegidos por todos, han dado el gran paso para desmontar, privatizar el estado. Este año que muere ahora, ha sido nefasto, sin duda, en lo que al respeto por la voluntad mayoritaria de un pueblo se refiere.

Pero también, en este año nefasto que ya fenece, al final, de manera muy tenue, la gente va tomando conciencia, poco a poco, de que el estado que los políticos intentan destruir, espoleados por la oligarquía, es sencillamente suyo.

Poco a poco la crisis va poniendo a cada uno en su sitio. Ya no cuela tan facilmente la mentira gratuita y la propaganda barata. Ya no es creible todo lo que publica una prensa cada vez más partidaria y pretenciosa. Poco a poco van cayéndose las máscaras, y los caraduras van saliendo a la luz.

El gobierno del Partido Popular ha mentido descaradamente en este 2012, a una gente que mayoritariamente los apoyó en las urnas. El PSOE se hunde, día a día, carente de discurso, carente de sentido común, carente de toda lógica. La monarquía juancarlista se desacredita a si misma, sin ayuda de nadie, día a día.

La gente, gente corriente y moliente, empieza a movilizarse, a salir a la calle, no para grandes cosas, sino para defender pequeñas causas, que al final y en conjunto van calando. La gente sale a defender el hospital público en el que operaron a una madre de un cáncer que creían incurable, y que sin la sanidad pública seguro que no hubiera tenido cura, o a defender que el consultorio médico de su barrio siga dando un servicio decente. En definitiva la gente, en su inmensa mayoría, no entiende de grandes gestos, ni de alta política, pero empieza a tomar conciencia de que hay algo que es suyo y que hay algunos que intentan robárselo. Y entienden eso más allá de las ideas, gente de derechas y de izquierdas, que votaron a tirios y troyanos, y ahora están unidos en el bando de los ciudadanos.

En este año que entra va a ser crucial el seguir en pie con ese compromiso. Va a ser muy importante seguir comprometidos con lo nuestro, con lo de todos. Qué Dios nos bendiga a todos y nos de fuerza para seguir adelante y vencer a los que quieren destruirnos. Falta nos va a hacer esa fuerza.

domingo, 23 de diciembre de 2012

"Porque uno ha trabajado con sabiduría, ciencia y éxito
y deja su bien a otro que no ha trabajado en ello. También
esto es vanidad y grave mal. Entonces, ¿qué proyecto saca
el hombre de todo su trabajo y de la fatiga de su corazón
con que se afanó bajo el sol? ¿Y sus días de fatigas, y la
preocupación de los negocios, y las noches de insomnio?
También esto es vanidad. No hay más felicidad para el
hombre que comer y beber y gozar él mismo del
bienestar de su trabajo. Y yo considero que esto viene de
la mano de Dios. ¿Quien, en efecto, puede comer, o quien
puede beber sin él? Porque él da sabiduría, ciencia y placer
al hombre que le agrada; y al malhechor le impone la carga
de allegar y amontonar para dejárselo después a quien Dios
quiera. También esto es vanidad y dar caza al viento"
(Qohélet 2, 21-26)

martes, 18 de diciembre de 2012

¡Igual es que no hay democracia!

Desde Bruselas, eso es lo que publican hoy algunos diarios, se conmina a España a volver a alargar la edad de jubilación. El Partido Popular lleva a cabo acciones de gobierno, no avisadas con anterioridad, por ejemplo, en su programa electoral. Es más, criticó con dureza (Y con razón), el que el Psoe del ínclito, igualable y superable Rodríguez Zapatero, llevara a cabo acciones similares de puteo y crueldad para con las clases más desfavorecidas.

Nos anuncian que, en Madrid, en Castilla la Mancha y en algunos ayuntamientos a lo largo y ancho de la patria, se está pensando el reducir el número de parlamentarios y/o concejales electos. Esto, significaría una merma en el inexistente sistema democrático español, pues se evaporaría la posibilidad, ahora casi imposible, pero todavía existente, de que surgiera una fuerza política alternativa al gobierno del PPPsoe en las instituciones nacionales, regionales y locales. Esto quiere decir que la pírrica representatividad que ejercen los políticos se irían a tomar por saco, vaya.

¡Vamos a repasar todo esto! Bruselas conmina a nuestro querido y amado gobierno a putearnos, directamente, a calzón quitado, sin vaselina. A todos esos tipos de Bruselas, puteadores del pueblo, profesionales de la política, habitantes del cementerio de elefantes corruptocrático europeo, no los ha elegido nadie, o sí los ha elegido alguien, lo ha hecho por distintos motivos por los que ahora nos intentan sodomizar. Resulta que a Rajoy Brey y sus chicos, la gente que habita y sufre en las Españas, no los eligieron por mayoría absuluta para aprlicarnos la dieta de la alcachofa, en la política y en la economía, sino para poner un poco de sentido común a todo esto. Nadie eligió a Rajoy para que privatizaran la sanidad, ni la educación, ni cobrara por acudir a la justicia, ni aplicara una a una las recetas eurocráticas y merkelianas sin dudar; porque, en definitiva, para putearnos, ya nos bastaba con Zapatero. Ahora, nos anuncian la reducción del numero de concejales y diputados en las instituciones, suponemos que para seguir mangoneando indefinidamente, pues los políticos saben que en España hay un colchón de talibanes que siempre va a votar lo mismo, hagan lo que hagan. Así, que imaginamos también que cualquier opción que surja desde la ciudadanía, para desalojar a todos estos tipos del poder, lo va a tener chungo para entrar en las instituciones, pues el porcentaje de votos necesario para entrar en ellas, subirá. Imagino que alguien, en algún lugar de esto que todavía, y por poco tiempo, se llama España, habrá llegado ya por fin a alguna conclusión, parecida por ejemplo a esta:

Entonces; ¡igual es que no hay democracia! ¿No?

domingo, 16 de diciembre de 2012

"Lo que fue, eso mismo será;  lo que se hizo,
eso mismo se hará. No hay nada nuevo bajo el sol"
(Qohelet 1, 9)

martes, 11 de diciembre de 2012

Cataluña: La oligarquía contra el rey.

Es conocida y seguida por todos la emisión en la cadena pública, TVE, de una serie basada en la vida de Isabel la Católica, y más concretamente en el momento cumbre de su vida, cuando se casa con Fernando de Aragón y empieza a tomar forma esto que hoy llamamos España. Aplaudimos la iniciativa de Televisión Española de volver a llevar a la pantalla una historia tan rica, aunque tan desafortunada, como es la historia de España.

Vamos a poner nosotros también nuestro grano de arena. Nos vamos a ir a unos años antes, no muchos, de que Isabel y Fernando llegaran a gobernar en Castilla y Aragón y sus territorios correspondientes. Nos vamos a ir a junio de 1462.

En aquel año, la reina Juana Enríquez y el príncipe Fernando, que están refugiados en la Força Vella, son liberados del sitio impuesto a la ciudad por las tropas de la Generalidad de Cataluña, gracias a la intervención del conde de Foix.

La revolución catalana estalla el 2 de deciembre de 1460, cuando Juan II encarcela a su hijo, el Príncipe de Viana, acusándole de traidor al reino. La inmediata reacción es el levantamiento de la población de Barcelona, capitaneada por elementos aristocráticos, que acusan al rey de violar sus leyes propias, pero que en realidad pretenden frenar el creciente absolutismo monárquico. Mientras la Generalidad catalana declara a Juan II enemigo de Cataluña, Navarra y Castilla aprovechan el conflicto en su propio beneficio, penetrando en Aragón el 25 de febrero de 1461. Ante esta situación, Juan II accede a liberar a su hijo y a negociar con los representantes catalanes el futuro ordenamiento de Cataluña. Como resultado de esta negociación se llega a la firma de las capitulaciones de Vilafranca del Penedés en julio de 1461, donde se recogen las exigencias de la oligarquía catalana, se nombra a Carlos de Viana lugarteniente de Cataluña y se prohibe la en entrada del rey en Cataluña, sin autorización previa. El 23 de septiembre de 1461 muere Carlos de Viana y su muerte va a desencadenar nuevos y violentos acontecimientos. En principio Juan II nombra sucesor de Carlos a su otro hijo, Fernando (El Católico), que llega a Barcelona el 21 de noviembre para ocupar el cargo de lugarteniente de Cataluña. Hasta mayo de 1462, se suceden continuas intrigas, que culminarán en una nueva guerra civil. La excusa para este nuevo enfrentamiento, la encuentran los oligarcas catalanes en el alzamiento de los remensas, iniciado en febrero del 62 bajo la dirección de Verntallats, hecho que achacan a Juan II, aunque en realidad es provocado por la dureza de la Generalidad para con los campesinos. El odio de la oligarquía a Juan II, encuentra una buena oportunidad para manifestarse. Ante este levantamiento, el príncipe Fernando y su madre, Juana Enríquez han de buscar refugio en Gerona, donde esperan poder recibir el auxilio solicitado por Juan II a Luis XI de Francia.

Juan II pacta con Luis XI los términos de su ayuda, con el Rosellón y la Cerdaña como moneda de cambio, que pasarán a Francia. Al conocerse la noticia, las tropas barcelonesas se dirigen hacia Gerona para someterla a sitio. Mientras la reina y el príncipe Fernando, que se hallan refugiados en la Força Vella de Gerona, son liberados del sitio por el conde de Foix.

Un día antes, el 5 de junio, las tropas de Juan II han penetrado en Cataluña, lo que supone la ruptura de la concordia de Vilafranca, y vencen en Balaguer, Rubinat y Tárrega, mientras las tropas de Luis XI de Francia llegan a Gerona por el collado de Panissars.

El 8 de julio de 1462, Juan II es declarado enemigo y depuesto por los catalanes, que en noviembre de este año ofrecerán la corona a Enrique IV de Castilla. El sitio de Barcelona por Juan II en el otoño de 1462 no da resultado, y la internacionalización del conflicto convierte a Luis XI de Francia en su árbitro. Enrique IV y Juan II firman un pacto en Bayona ( 1463), por el que el primero renuncia a la corona ofrecida por los catalanes a cambio de Estella y su comarca, el segundo accede a respetar las constituciones catalanas, y Luis XI asegura su posesión sobre el Rosellón y la Cerdaña.

domingo, 9 de diciembre de 2012

"La altura de los cielos, la profundidad de la tierra
y el corazón de los reyes son cosas insodables"
(Provervios 25, 3)

miércoles, 5 de diciembre de 2012

La Normalización.

Para una cosa que hace medio bien uno de los ministros de Rajoy, tampoco es cuestión de acallarlo. Tampoco es cuestión de contradecirnos a nosotros mismos, aunque si es cuestión de matizar todo lo que podamos o más.

Verán ustedes; todo esto viene por el pifostio que se ha montado a cuenta de la reforma educativa del ministro Wert. Una de las tradiciones que ha seguido al pie de la letra el gobierno presidido por Rajoy Brey, es que cada nuevo ejecutivo trae debajo del brazo tres medidas: A saber; el cambio de política con respecto a Marruecos, el cambio de política con respecto a Gibraltar y una nueva reforma educativa, que se cargue lo bueno y lo malo de la reforma educativa del gobierno anterior, que no deje contento a nadie y que sirva como cortina de humo para tapar la desastrosa política económica que esté llevando a cabo el susodicho y mencionado gobierno. Esta es una regla de oro para cualquier gobierno de nuevo cuño, acá en las Españas, ya sea este progre, carca o medio-pensionista.

Decimos que para una cosa que hace bien uno de los ministros de Rajoy, el ministro Wert, no vamos a acallarlo, y decimos bien, pero también decimos que hay que matizar todo esto y mucho más, en un país tan poco dado al matiz, como es este.

Verán ustedes; entre las medidas de Wert, está la de que todos los niños españoles, vivan en la región que vivan, puedan estudiar en lengua española en España. Esto, que es de cajón, que debiera de ser así, que tenía que ser así, no era así. Y teníamos que, en algunas partes de España, véase Cataluña, véase País Vasco, véase la Comunidad Valenciana, véase las Baleares, véase Galicia, no se cumplía esta regla tan elemental. Es importante el matiz, como es importante nombrar todas y cada una de las comunidades donde no hay opción para que los niños que quieran, puedan elegir el español como lengua vehicular en sus estudios, porque tres de esas comunidades, Baleares, Valencia y Galicia, están gobernadas por el partido del señor Wert. El Partido Popular.

Hay otra medida que me llama la atención. Esa es la de la unificación de temarios, por ejemplo en historia. Esto es, que los alumnos de toda España, sea la que sea la comunidad en la que vivan, estudien solamente una historia, la de su país, España, y no las diecisiete tergiversaciones que los distintos departamentos de educación de sus regiones, se hayan sacado de la manga, para manipularlos y lavarles inmisericordemente el cerebro.

Todo esto es muy fácil y muy sencillo. No hay que darle vueltas a nada, ni marear ninguna perdiz para entender, que una cosa es transferir políticas a las autonomías, y otra muy distinta es legislar de diecisiete maneras distintas desde esas mismas autonomías. A ver cuando nos empezamos a dar cuenta, de una santa vez, que las autonomías son Estado, son una parte de ese Estado, en el cual se deben de aplicar unas leyes iguales para todos.

Es por ello, que con todos los matices del mundo, aplaudimos la voluntad del señor Wert de poner este debate encima de a mesa, pero nos tememos que esta voluntad y esta valentía de alguien que por fin decide hacer algo, solo sirva para alentar la escandalera habitual por parte de los políticamente correctos, mamandúrricos habituales de las nacionalidades periféricas, y sus usos y costumbres. Nos tememos mucho que esto solamente va a servir para la habitual cortina de humo que intente tapar el descrédito y el desacierto de este gobierno en otros temas, y esto sería una pena, porque la educación la vemos como el arma más importante para, en un futuro próximo, hacer que este país salga de la crisis, económica y de valores, en la que se encuentra sumido.

domingo, 2 de diciembre de 2012

"Si te muestras débil en tiempo de prosperidad,
en el día de la desventura tu fuerza será flaqueza."
(Provervios 24, 10)