Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 30 de enero de 2013

Cualquier tiempo pasado...

¿No se lo dijeron los malos? Nunca, jamás, nada volverá a ser como era antes. Esta sociedad no volverá a ser capaz de generar la suficiente riqueza, de manera que esta llegue a todos los hogares. Y no hablo solamente de España. Hablo de la denominada aldea global.

Nos transportarán de manera renqueante hasta las puertas del 2020, entonces se sacarán algún otro conejo de la chistera. Por ejemplo, aquí en España podría ser las olimpiadas en Madrid, o alguna que otra burbuja. Ya saben como es este sistema de depredación. Luego vendrá otra crisis y; otra pequeña recuperación. Y así hasta el infinito.

A nivel doméstico, en nuestra España, ahora, la única solución es que salgan al extanjero en el próximo lustro unos cinco o seis millones de personas. Lo conseguirán seguro, entre inmigrantes retornados a sus países de origen, y españoles en busca del paraíso exterior. No sabrán, o no querrán saber los pobres, que esto no es una crisis; esto es una manera de vivir y de hacer las cosas que va a afectar a todos los países del mundo.

¿Tiene usted hijos? ¿No se pregunta a veces por su futuro? Va a ser muy jodido hacerse adulto en los próximos veinte años. También va ser jodido hacerse viejo. Ya no habrá una riqueza que repartir y compartir. Habrá solamente migajas.

Muchos de ustedes y de sus hijos, se tendrán que adaptar a vivir en un nuevo mundo. Un mundo sin seguridad y con mucha desigualdad. Por otro lado nada que no estén viviendo en los países del Tercer Mundo ahora mismo. No van a ampliar el Primer Mundo, sino que van a ampliar el tercero. Esa es la clave de todo esto.

Las fronteras físicas caerán. Nos referimos a las existentes entre países, porque las existentes entre clases sociales se harán más fuertes aún. Dese cuenta que el mundo de mañana se está plantando hoy.

Eso si; le conviene a usted prepararse, cualificarse, enriquecerse. Haga cursos; de inglés, de alemán, de chino mandarín, de informática...Sea usted emprendedor. Este nuevo mundo será de los emprendedores y no de los mediocres. Si aspira usted a una humilde vivienda, una familia, un coche, un trabajo de cuarenta horas a la semana, un sueldecillo decente; sepa que será usted incluido en la lista de los mediocres. Usted debe querer comerse el mundo, debe aspirar a lo máximo, sin tapujos, sin escrúpulos. El mundo es suyo, ¡agárrelo! Luego, al final se dará cuenta de que el mundo siempre se lo comen los mismos, pero para entonces...

Ya ve; amigo, amiga. Cualquier tiempo pasado, va a ser, que fue mejor.

domingo, 27 de enero de 2013

"No seas justo en demasía, y no seas sabio con exceso; ¿para qué destruirte?. No seas injusto en demasía, y no seas necio; ¿para qué morir antes de tiempo?"
(Qohélet 7, 16-17)

jueves, 24 de enero de 2013

Albión, otra vez.

Hace doscientos años, fueron los que en Europa occidental le plantaron cara y le pararon los pies a Napoleón. De paso nos mandaron a hacer puñetas a nosotros, machacando en Trafalgar los restos de la grandeza imperial española. Bien es cierto que nosotros, en aquella ocasión, o no supimos o no quisimos, o quien sabe, igual no pudimos elegir mejor aliado. La decadencia estaba en su apogeo, y ahí sigue.

En el siguiente siglo, en el XX, le pararon los pies, primero al Kaiser Guillermo y luego a Hitler. Con el segundo un poco más y no lo cuentan. Bien es verdad que en ambas ocasiones vinieron los primos yanquis en su ayuda, pero aún así, hay que reconocer que le echaron un par de cojones y mucha imaginación al asunto.

Hoy, en pleno siglo XXI, nuestros queridos enemigos de siempre, los british, los que históricamente nos han jodido tanto y tan inteligentemente, nos dan una nueva lección. El Primer Ministro, David Cameron ha anunciado un referendum para sondear al pueblo británico sobre su pertenencia a la UE. Este referendum se llevaría a cabo entre 2015 y 2017.

Esto ha puesto de los nervios a más de uno en la eurozona, y ya se escuchan voces acusando a los amigos británicos de jugar a dos barajas. Y es que hay gente en Europa, España incluída que sigue sin querer enterarse. Los british, al fin y al cabo hacen lo que nosotros deberíamos estar haciendo desde hace mucho tiempo; velar por sus intereses nacionales, en una Europa donde la gran Alemania es lo que ha estado haciendo hasta ahora, al igual que Francia y al igual que todo quisque, menos los soñadores y estúpidos europeístas del sur del continente.

No han cedido, y han hecho requetebien, en lo de desprenderse de su moneda ni de su soberanía económica. Siguen una vieja máxima; no poner todos los huevos en la misma cesta. Sobre todo por que la construcción europea empezó mal y se hizo con prisas desde el principio. Nunca se han fiado de alemanes y franceses, y han echo muy bien pues estos lo único que han hecho es arrimar el ascua a su sardina y utilizar la UE para su beneficio nacional.

Son dignos de admiración, por su patriotismo, por su espíritu de lucha, por su preparación como nación, por su sentido común. Son dignos de admiración y de envidia.

domingo, 20 de enero de 2013

"Contempla la obra de Dios:¿quién podrá enderezar lo que él torció? En el día de la prosperidad goza de felicidad; en el día de la desgracia reflexiona. Tanto lo uno como lo otro lo ha hecho Dios para que el hombre no descubra nada del futuro. Estas dos cosas he visto en mis días de vanidad: justo que parece a pesar de su justicia, e injusto que prolonga sus días a pesar de su injusticia"
(Qohélet 7, 13-15)

jueves, 17 de enero de 2013

"¿Qué Cataluña no es España?"

¿Quién osa decir semejante majadería? Ahí tienen ustedes el caso del euro por receta que la Generalidad impuso a los jubiletas, y a todo quisque,  y qué el Tribunal Constitucional le ha echado para atrás. Imaginamos que próximamente el mismo tribunal hará otro tanto con la misma medida, tomada esta vez por los políticos madrileños.

Lejos de entonar el "mea culpa", lejos de envainársela, lejos de enmendar errores, la reacción a la medida ha servido para; aumentar el ego de los nacionalistas, aumentar el tamaño de su gilipollesca forma de entender la vida y para estafar una vez más a los ciudadanos, como siempre los tontos paganinis. ¡Ah!; y para que el responsable de imponer el euro por receta en Cataluña no dimita y siga en el gobierno catalán, como premio, suponemos a su incompetencia.

Sirve todo esto para aumentar el ego nacionalista, porque, por ejemplo, Esquerra Republicana de Cataluña, que cuando era oposición estaba en contra de la imposición del euro por receta en la sanidad catalana, ahora que apoya al gobierno, se opone ahora a que el Tribunal Constitucional de eche abajo la medida, alegando que esto viene de Madrid y que es una ingerencia en la soberanía de la Generalidad. Hay que ser cínico y vivir en mundo sideral para hacer tal ejercicio de autocontradicción y demagogia.

Siempre pagan el pato los mismos, por otra parte, los que en las últimas elecciones han echo el ejercicio de masoquismo de volver a elegir a Convergencia y, hacer que subiera en número de votos Esquerra. No les está nada mal a los ciudadanos eso de que el Tribunal Constitucional español los proteja, y el gobierno que han elegido ellos decida que no va a devolver, de momento, lo que les ha sacado ilegalmente del bolsillo.

¿Ven como Cataluña es como cualquier otro territorio perteneciente a las Españas? Qué no les engañen, Cataluña es España, con sus instituciones inútiles, con sus políticos mangantes, corruptos y analfabetos, con su nepotismo institucional, su oligarquía, su endogamia, sus gilipollas políticamante correctos, con sus carcas, con sus progres, con su cainismo. La España eterna, ya les digo.

domingo, 13 de enero de 2013

"El corazón del sabio está en la casa del duelo; el corazón del necio en la casa de la alegría"
(Qohélet 7, 4)

jueves, 10 de enero de 2013

Aquí se prefiere al listo, aunque sea un sinvergüenza. Ya saben; esto es España.

Ya no me sorprende, es más, ni me molesto en comentarlo, los casos de corrupción, nepotismo, mamandurria, amiguismo, "cogidos cagando", enchufismo, sinvergüencería, chulería barata y caciquismo del XIX, que van saliendo día a día en las Españas. Me aburren. Me cansan. Y como al personal se la refanfinfla todo esto, le da igual, se la trae floja, le importa un comino; he pensado en no agarrarme el cabreo padre de cada día y empezar a pasar del tema. He empezado a pensar que no hay nada que hacer.

Veo, oigo, leo, que Mister Rato se va a Telefónica, después de haberla cagado a lo grande en Bankia. !Pss! ¿Ven al personal cabreado? ¿Ven a la multitud sorprenderse, manifestándose indignada?. Yo tampoco. Todo lo más, te dicen; "uno más". ¡Pss!.

Saltan a la palestra el cacicato del tal Baltar en Galicia, la finanaciación irregular de los democristianos de Unió (Manada huevos. A Dios rogando y....), el día a día del asunto Madrid Arena, los Urdangarines, las cuentas en Suiza. Va a ser, igual, no sé, pero me da en la nariz, no sé a ustedes que les parecerá, pero igual es fallo del sistema, ¿me comprenden?. O igual no, quien sabe.

Yo, no soy comunista. Don Julio Anguita si lo es. Corría el año de mil novecientos noventa y tantos, año arriba, año abajo, y en una entrevista el bueno de don Julio, un político honrado donde los haya, eso si, comunista, pues decía en aquella entrevista el bueno de don Julio Anguita que eran muchos los que le paraban por la calle y le felicitaban, e incluso se mostraban de acuerdo con sus postulados, eso si, le decían que no lo votarían nunca. ¿Por qué era comunista? Pudiera ser, pero va a ser que era, porque aquí nos va la marcha. Aquí, tipos como Julio Anguita, que sientan cátedra cuando hablan, respetuosos de la palabra dada, y de los contratos por escrito como la Constitución, no molan. Aquí molan más los Zapatero, Rajoy, Aznar o González de turno, tipos que como Groucho Marx, dicen; "aquí tiene usted mis principios, si no le gustan tengo otros".

Dicen los que tienen memoria, que los mítines de don Alfonso Guerra en Andalucía eran un auténtico número. Un año, durantela década de los noventa, dejó a un lado el atril se puso un micrófono inalámbrico, la tecnología al alcance de la demagogia, ya saben. Encendía a la gente, andando arriba y abajo del escenario, gesticulando, hablando en el idioma del pueblo. En eso Guerra era un maestro. Y la gente aplaudía la perorata, y animaba al bueno de don Alfonso. "Daleh caña, Arfonzo", le decían.

Esto es España, ya saben. El listo mola mucho, aunque sea un sinvergüenza, un demagogo o un chorizo. Hay ejemplos y nombres, muchos nombres de "egregios" ciudadanos llevados al poder por el pueblo soberano...y sabio, que luego han resultado ser meros ladrones de guante blanco, amigos de lo ajeno, y de apropiarse de ello. Total, su labor la cumplieron, que era dar a la oligarquía más de lo que tiene.

domingo, 6 de enero de 2013

"Porque de la multitud de las preocupaciones nacen los sueños, y de la multitud de las palabras las vanidades. Así que teme a Dios".
(Qohélet 5, 6)

viernes, 4 de enero de 2013

El que se tiene que batir el cobre, mal pagado. La clase dirigente, pagada en demasía. La España eterna.

Es un clásico en la angustiosa y dilatada historia de España, lo de mandar a la tropa a guerrear con escopeta de corcho, en alpargatas y con un mendrugo de pan en el bolsillo, mientras la élite se reparte el pecunio que debía de haber ido dirigido a esa desarrapada tropa.

Este es el país que para enfrentarse a los ingleses en Trafalgar, reclutó a los peones de a bordo de los barcos que debía enfrentarse a Nelson, entre los clientes más selectos de los burdeles y las tabernas de Cádiz y alrededores. Cuentan que muchos de aquellos infelices, no se enteraron de que formaban parte de la gloriosa marina española, hasta que se despertaron de la gran cogorza de la noche anterior en la bodega de alguna de las naves de guerra, a la que los habían subido estando en los brazos de Morfeo y habiendo adorado en demasía a Baco.

Este país, en muchos aspectos, ha cambiado mucho desde aquellos días, pero a veces, con excusas varias, como la crisis, como el neo liberalismo, se amenaza con volver a las andadas. Nuestros políticos y nuestros oligarcas, se empeñan una y otra vez en mal pagar a quien se bate el cobre, día a día, a quien forma la base de una sociedad que debiera ser próspera. Quien vigila la ley y el orden en nuestras calles, quien se ocupa de cuidar por nuestra salud, quien vela por nuestras vidas en incendios y catástrofes varias, quien limpia nuestras calles, recoge nuestra basura, cuida a nuestros mayores, a nuestros niños, nos sirve el menú al medio día, nos atiende en una tienda o un supermercado, conduce nuestros transportes públicos...

Una vez más, la salida a la crisis se quiere hacer denigrando a la gente que trabaja, a la masa productiva, y favoreciendo a la micromasa especulativa y oligárquica, que cada vez más, se aprovecha del Estado en su beneficio y aporta cada vez menos a la sociedad.

Esta situación, como aquella de Trafalgar, nos llevará al caos y a la depresión colectiva. Eso si, una vez más, porque esto, no se nos olvide, es España, se confunde el talento con el talante. Estamos en un país donde la honradez y la predisposición positiva estan perseguidos.

Este, sigue siendo aquel viejo país que en el siglo XIX perdió toda su gloria, fruto de la incapacidad de sus dirigentes y de la necedad y la miseria de sus habitantes. Seguimos en ello doscientos años después.