Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 31 de marzo de 2013

"En sus manos estamos nosotros y nuestras palabras,
toda la prudencia y toda la ciencia de los técnicos"
(Sabiduría 7, 16)

viernes, 29 de marzo de 2013

El equilibrio, indispensable.

..."Las personas somos en principio individuos, es decir, seres que dentro de la especie gozamos de independencia. Pero en nuestro caso, cada individuo no es simplemente un "uno", sino un "quien"único e irrepetible.
Un refuerzo exagerado de esta dimensión a costa de la social e histórica conduce a un tipo de individualismo egoísta, según el cual la vida social tiene que esta al servicio de los individuos y defender la independencia de cada uno de ellos, olvidando que es imposible conseguir el bienestar de todos si cada uno no tiene presente que "somos unos con otros"-
La dimensión social es la de la convivencia, la que ha conducido a caracterizar al ser humano como un "animal cívico". Tal dimensión presenta dos vertientes:
- La de la relación personal, es decir, la de aquellas relaciones entre amigos o conocidos en las que hay una conexión entre dos personas que se reconocen como insustituibles.
- La de las relaciones impersonales, propias de las instituciones, la economía, el Estado o la burocracia. Aquí las personas no se conocen como tales, sino que se tratan como individuos perfectamente intercambiables por otros.
Aunque las dos dimensiones son indispensables para vivir, la creciente desaparición de la primera en las sociedades complejas está dando lugar a un mundo de individuos anónimos, mutuamente desinteresados.
Ciertamente, el ser humano es por naturaleza social pero, igual que el induvidualismo excesivo lleva a olvidar esta realidad de la persona, la excesiva insistencia en la dimensión social puede conducir al colectivismo anulando el irrepetible carácter de individuo que cada persona tiene".
(Texto extraído de "Ática", libro de filosofía dirigido a la docencia, de Dª Adela Cortina, Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia. Ed. Santillana).

El equilibrio, tan necesario, tan indispensable, nos ha abandonado. No, no es un problema nacional, ni de la actual época. Es un problema internacional, que afecta a todas las naciones de la tierra, y es un problema que nos viene afectando desde hace años.
Nos hemos empeñado en seguir mirando al árbol, pero sin ver el bosque. Nos hemos empeñado en seguir sumergidos hasta el cuello en el pensamiento único, y eso acabará con nosotros.

Chipre, un pequeño país mediterraneo, frontera del cristianismo con el islam, oriental, isleño, en cierto modo un paraíso fiscal para fortunas nada limpias, nada claras, desde hace años, pocos, miembre de la Unión Europea, y del euro.

Chipre ha sido el primer país de la zona euro en decretar un corralito; limitaciones para que los depositantes y ahorradores, pequeños y grandes puedan disponer libremente de su dinero.

La seguridad de los ahorros a tomar viento, en entredicho. ¿Es Chipre un laboratorio de técnicas aplicables en un futuro próximo o lejano en otros países más grandes y complejos?, no lo podemos saber, aunque lo intuímos.

Los incontables problemas que tenemos en la vida cotidiana, nuestro excesivo individualismo, nuestra cerrazón, nuestra tozudez, nuestra visión sesgada, están haciendo que veamos en Chipre un caso aislado, como antes lo vimos en el hermano mayor de Chipre, Grecia. Pero no es así.

Veamos las cosas con equilibrio, valoremos, calculemos, analicemos, usemos la balanza, recurramos al equilibrio, y luego, actuemos en consecuencia, sin tragedias, sin excesos.

Hagámosles ver que no somos borregos.

domingo, 24 de marzo de 2013

"Y la incorrupción nos acerca a Dios"
(Sabiduría 6, 19)

martes, 19 de marzo de 2013

La Ciudad de Arena.





He leído, muchos, muchísimos libros sobre la Guerra Civil, pero ninguno me ha cautivado tanto, con ninguno me he sentido tan agusto leyendo, que con La Ciudad de Arena, de Pedro Corral.
Hasta ahora, todos los libros que tocaban un tema tan escabroso, que pasaron por mis manos, reflejaban el conflicto civil de una manera triunfal, unos, o daban una visión sesgada, politizada y demasiado parcial, los otros, tanto si se trataba partidarios de uno, como del otro bando contendiente. Ninguno tocaba el lado humano de la guerra, ninguno se paró a ver, a comprobar las pequeñas tragedias cotidianas, de unos españoles normales, de extracción social alta o baja, republicanos o nacionales. Este libro si lo hace.
Una ciudad, Madrid, capital cercada de una República moribunda y enferma. La guerra está próxima a terminar. Una mujer, Isabel Mercadal, de la que están enamorados dos hombres, el capitán Luis Masip, capitán republicano, y el teniente coronel de las fuerzas nacionales,Tomás Broto, trata de sobrevivir en una ciudad asediada. A su alrededor, personajes secundarios, a cual más interesante: Los alféreces nacionales Tello y Costales, los soldados repúlicanos Linares y Rueda, el cabo republicano Fraguas, o el teniente Mercadal, hermano de Isabel. Todos ellos atrapados por la crueldad de la guerra. Sus vidas puestas a prueba por la tragedia que más ha marcado la historia de España en el último siglo. Nadie es un héroe. Tampoco nadie es un villano en esta novela. Todos tratan de salir adelante, y todos esperan el final de una guerra sin sentido.
La novela está fenomenalmente escrita por Pedro Corral, manteniendo siempre el interés del lector, desde la primera frase a la última.

La Ciudad de Arena. Pedro Corral. El Aleph Editores. 2009.

domingo, 17 de marzo de 2013

"Su soplo fortísimo los embestirá
y como huracán los aventará;
la iniquidad hará un desierto de la tierra entera
y la maldad volcará los tronos de los poderosos"
(Sabiduría 5, 23)

lunes, 11 de marzo de 2013

Chávez.

Qué espectáculo el de las exequias a Hugo Chávez. El socialismo autoritario, cuando se pone a buscar referentes, ídolos, mártires, conductores, super hombres, no tiene rival. Bueno, quizá si lo tenga, al fin y al cabo el autoritarismo es autoritarismo, sea de izquierdas o de derechas. Pero los comunistas, son chachi piruli a la hora de inmortalizar líderes. Fíjense lo que ocurrió con la momia de Lenin, la cual todavía es objeto turístico en el Moscú post soviético. Con Chávez quieren hacer lo mismo, momificarlo, para que esté siempre presente, quizá con la esperanza de que ocurra con él lo que con aquél rey checo, si hombre, el de la estatua ecuestre en Praga, del cual corre la leyenda que se levantará de su tumba y acudirá en ayuda de su pueblo el día en que este lo necesite. Ni pensar quiero lo que harán los hermanos cubanos con Fidel, el día en que éste pase a mejor vida.

Pobre Iberoamérica; ¿Verdad?. En los años setenta y ochenta del pasado siglo sufrieron los embates del neoliberalismo asesino y criminal, patrocinado por el vecino poderoso del norte, los Estados Unidos. El resultado ha sido dispar. En Brasil, en Chile, y parece que en Perú con Humala, han optado por la vía moderada y democrática, para recuperar su soberanía y para ir a opciones de un mayor y más justo reparto de rentas, en su combate contra la pobreza. Sin embargo, en Venezuela, Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, han optado por una opción más radical, por el populismo puro y duro, por el autoritarismo descafeinado, por el discurso rimbombante y por el bananerismo de pancarta. Han optado por el culto a la personalidad, por el militarismo, por el ruido de sables y por la fantasmada presidencialista, fatales a corto y a largo plazo para el pueblo, pues estas opciones ni van a combatir la pobreza, ni van a conseguir un reparto de rentas más justo. Todo lo más conseguirán, en los países en los que se instaure, una huída de personas y de rentas, o, todavía más grave, un enfrentamiento civil.

Imaginamos, que la respuesta más radical de Venezuela al neoliberalismo criminal que ha padecido, en la persona de Hugo Chávez Frías, con respecto a la respuesta más "descafeinada" y tambien más democrática, de por ejemplo, el Brasil de Lula, se debe a la mayor incidencia de las políticas neoliberales, en Venezuela que en Brasil. Quizá sea así, o quizá todo se deba a la ideosincracia de un pueblo y de otro. Unos, más y mejores receptores del populismo caudillista, otros menos y peores. De hecho, se dice que un movimiento tan cambiante, tan mimetizado y tan populista como fue el Peronismo en Argentina, no se podría haber dado en ningún otro país del mundo, Quizá con el Socialismo del siglo XXI, como lo llaman los acólitos de Chávez, pase lo mismo.

Sea como sea, sería conveniente que miremos fijamente lo que está pasando en Venezuela en estos días, y en todos los países hermanos de Iberoamérica, porque la misma medicina que les suministraron a ellos, van a proceder a suministrérnosla a nosotros, los pobres, sumisos e indolentes países del sur del continente europeo. Nosotros también tenemos un vecino poderoso al norte, que impone y dismpone. Solo cabe preguntarse, dónde aparecerá el Chávez europeo. ¿Y el Lula?

domingo, 10 de marzo de 2013

"Los justos viven para siempre
y su recompensa está en el Señor;
de ellos cuida el altísimo"
(Sabiduría 5, 15)

martes, 5 de marzo de 2013

Esto ya va cansando.

Sube el paro. Todavía hay gente que se sorprende y cada vez que dan las cifras de subida del paro, se echa las manos a la cabeza, pero el caso es que, el paro sube.

Cierran empresas, sobre todo empresas medianas y pequeñas. Todavía hay gente que se sorprende, y cada vez que dan el número de empresas que cierran en España, se echa las manos a la cabeza, pero el caso es que las pymes, cierran.

Una cifra (No me gustan los juegos de cifras, pero a veces...), el año pasado el pequeño y mediano comercio, perdió en España un 27% de cota de mercado. Otra cifra (Idem...), la gran superficie ganó un 29% más de cota de mercado en el mismo periodo de tiempo.

Esto, unido a la subida de impuestos del gobierno, es una bomba de relojería para la economía española, que tarde o temprano explotará, si tenemos en cuenta que en nuestro país, el 80% del empleo lo dan las Pymes.

Pero como aquí se gobierna para el oligarca y no para el ciudadano, pues ya está, se liberalizan horarios comerciales, se permite la apertura en festivos, se suben los impuestos, se permite el despido barato y no se pide la contrapartida de que los beneficiados por lo menos contraten a cambio. Resultado: 5 millones de personas paradas y subiendo.

Pase usted por Madrid, por Barcelona, por cualquier ciudad mediana de nuestra España, aléjese usted del centro, vaya a la periferia, se encontrará usted barrios desiertos, comercialmente hablando, con multitud de anuncios de "se alquila", "se vende" o "se traspasa". Eso si; todas estas ciudades las encontrará rodeadas de grandes centros comerciales, fábricas de minijobs, de empleo a media jornada, barato, tirado, super flexible. A estas grandes superficies se les ha dado grandes facilidades, y los negocios que se llevan a cabo dentro de ellos, están en poquísimas manos.

Como será la cosa de sencilla, cuando hace noventa años, el mismísimo Lenin se dio cuenta del error de concentrar la actividad económica en pocas manos, en aquel caso en las manos del Estado Soviético, así pues decretó la NPE (Nueva Política Económica), por la cual se permitía la propiedad privada y el libre comercio en algunos sectores y a pequeña escala. Aquello se lo cargó Stalin cuando sustituyó a Lenin en el poder, cual oligarca dueño de suelo de gran superficie, casi un siglo después.

¡Qué cosas!

domingo, 3 de marzo de 2013

"La fascinación del vicio no deja ver el bien,
el vértigo de la pasión pervierte el alma inocente"
(Sabiduría 4, 12)