Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 25 de agosto de 2013

"I have a dream; today yet."

Hoy se conmemora en los Estados Unidos de América el cincuentenario del  famoso discurso del doctor Luther King en Washington tras la marcha por los derechos civiles del 63.

"I have a dream", decía el doctor King, y soñaba con un mundo igual, para ciudadanos iguales, un mundo de paz y justicia donde todo el mundo tuviera las mismas oportunidades y donde el imperio de la ley y la democracia imperaran, no solo sobre los Estados Unidos, sino sobre toda la faz de la tierra.

Ese fue el sueño de Martin Luther King; y es el sueño de usted, y de usted, y también de usted, y de aquel señor del fondo, y mío también. De todos.

Si el doctor Luther King viviera hoy, y estuviera en Washington D.C. conmemorando los cincuenta años de su famoso discurso, quizá tendría que decir; "I have a dream; today yet". "Yo tengo un sueño, aún hoy".

Cuando Barak Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos, muchos fueron los que batieron palmas con las orejas y lo declararon primer presidente negro de la historia, las televisiones de medio mundo repusieron la serie televisiva de los setenta "Raíces", los opinadores a sueldo de la oligarquía mundial declararon que se había dado un paso importantísimo, un paso de gigante en la normalización racial en los Estados Unidos, con Barak Husseín Obama, primer afro-americano que pisaba la Casa Blanca como inquilino, un hombre con sensibilidad, que incluso iba a acabar con la prisión ajena a los derechos humanos de Guantánamo. Se nos presentó a Obama poco menos que como un mesías.

Ya sabemos que no es así. Guantánamo sigue abierto. La población negra de los Estados Unidos siguen siendo discriminada, no ya solamente por el color de su piel, ahora sufren la aporofobia, el nuevo Apartheid del siglo XXI que discrimina a los pobres, y los pobres en Norteamérica hoy, son en su mayoría negros e hispanos.

Ya ven; hoy se conmemora en Estados Unidos el cincuenta aniversario del discurso de un hombre que tenía un sueño. Ese sueño, aún hoy no se ha cumplido. Que nadie crea que el sueño se va a cumplir solamente porque haya un presidente negro en la Casa Blanca.

Quizá sería el momento de que alguien se subiera a la tribuna que se subió el doctor Luther King hace cincuenta años y entonara un "I have a dream" contra la pobreza, en general, sin colores. Quizá.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Operación Gladio.

El objetivo de la literatura, en sí, es hacer pensar al lector, abrirle la mente, llevarle a los terrenos de lo impensable, de lo a todas luces improbable, hacerle caminar por las baldosas de la empatía.

Este libro trata, desde que empiezas a leerlo hasta que lo terminas, de llevar al lector hacia ese objetivo, y lo consigue.

Puede ser, o no, que lo que nos han contado sobre los últimos cuarenta años de historia de España estuviera diseñado en un tubo de ensayo político y social.

Puede ser que las luces no fueran tales luces, y que las sombras no fueran tales sombras.

Puede ser que todo haya sido mentira, y puede ser que casi nada haya sido verdad.

Operación Gladio nos lleva a la España de la transición; a sus renuncias, a sus supuestas conquistas, a sus traiciones, a sus vergüenzas.

Esta estupenda novela puede contestar a muchas de las preguntas que hoy, casi cuarenta años después, la gente se hace, en medio de una crisis a todas luces inducida, hija del desentendimiento que la población ha hecho de la política.
La novela nos adentra en aquella época, desde hoy, de la mano de personajes que no dejarán indiferentes a nadie. Personajes que, como en toda buena novela que se precie, uno se puede encontrar en la realidad, en al vida cotidiana, y leyendo la novela puede llegar a identificarse con alguno de ellos, o no.

(Operación Gladio. Benjamín Prado. Novela. Editorial Alfaguara. Colección Hispánica. 2011)

lunes, 19 de agosto de 2013

Tontilandia Show: Anuncio sexista.

Agosto. Calor excesivo en Madrid. Soy asiduo del transporte público, uno de esos muertos de hambre que no tiene un euro para comprarse un coche decente y contaminar como Dios manda a troche y moche. Son las dos de la tarde, viajo en autobús por un barrio residencial de la capital surgido al calor de la burbuja inmobiliaria y de los años de casa del vale todo. Trabajo por allí cerca. El autobús va lento, casi diríamos que va pisando huevos, el calor dentro es asfixiante: el gas del aire acondicionado, que, o se les ha pasado cargarlo o no hay caudales para tal fin.

El autobús para; " Próxima parada calle....con calle....." anuncia la megafonía del horno con ruedas que nos transporta. En la marquesina de la parada, la parte habilitada para la publicidad luce hoy una escultural chica rubia, pivón de yate, guapa, ojos azules, imponente a todas luces e inalcanzable. La chica luce, y lo luce muy bien, un conjunto de ropa interior de lo más chic. El anuncio en cuestión es de una conocida marca de tiendas de ropa interior. Me fijo que a alguien no le ha gustado el anuncio de marras. Un grafiti tapa las braguitas de la rubia. "Anuncio Sexista", pone.

El autobús avanza. Una, quizá dos o tres paradas después, no me acuerdo, hay otro anuncio de la misma marca de tiendas de ropa interior. Esta vez el protagonista es chico. Un tipo musculado, con cara de pocos amigos, con el pelo de punta, a lo Cristiano Ronaldo, es el amo del espacio publicitario de la marquesina. El tipo va ataviado con unos calzoncillos de marca. Esta vez no hay grafiti. Esta vez a nadie le ha molestado el chico en calzoncillos, ni nadie se ha molestado en pintarrajear la marquesina con lo "Anuncio Sexista".

Me pregunto por qué. Quizá es que el grafitero/a en cuestión se bajaba en la parada del anuncio de la chica rubia de ojos azules, porque vivía allí, y que simplemente tenía un mal día y lo pagó con el anuncio, y con la marquesina de la parada del autobús, cuya limpieza de grafitis y guarradas varias pagamos todos. O quizá llegó hasta la parada del anuncio del chico de los gayumbos de marca, y no le salió de ahí mismo grafitearl, porque el grafitero en cuestión era grafitera, o grafitero gay, y lo que le parecía sexismo con respecto a la chica rubia, era agradable a su vista con respecto al chico, el cual con sus músculos y sus gayumbos, le pareció de lo más sexy, y claro, como vamos a tapar algo que nos gusta. La imaginación es libre, ya se sabe.

El caso es que está muy mal grafitear las marquesinas de las paradas de autobús. Pero puestos a ello, si lo hacen, si se molestan en poner lo de "Anuncio Sexista", que lo hagan con todos, sean estos protagonizados por chicos o por chicas. Eso si, que se acuerden luego de abonar la posterior limpieza del grafiti-protesta, y si no lo hacen, entonces que no se molesten en pintarrajear ni unos ni otros.

  

martes, 13 de agosto de 2013

Una roca en el camino.

Día a día, se hace cada vez más evidente la precarización de la vida de montones de españoles, cada vez más. Cualquier idiota puede darse cuenta de ello, cualquiera, incluso algunos de los habituales de las tertulias de radio y televisión. Otra cosa es que quieran.

El paro se reduce, al menos eso dicen algunos, gracias a los maravillosos contratos temporales, por horas, a media jornada, con sueldos miserables, que las empresas, con la connivencia de sindicatos y gobierno, están dando a luz.

Hay ninños a los que sus padres no pueden garantizar tres comidas diarias.

Hay gente que vive con lo puesto.

Cada vez más.

Pero que nadie se preocupe. No se alteren. Esto al fin y al cabo solo les pasa a los pobres. Usted, mi querido amigo clasemedio, endeudado hasta las cejas, credito-adicto, zampabollos, puede seguir haciendo largos en la pisci y  apurar lo que le queda de veranito.

Es verdad que al año que viene puede ser su hijo el que no pueda comer tres veces al día, o tenga que estar a expensas de los yayos, pero eso será al año que viene, usted ahora disfrute del verano.

Además, por si acaso se despierta en usted una vena crítica hacia el sistema, hemos decidido hacer un malvinazo. Que sí, hombre, como aquel fulano argentino de la junta militar argentina con cara de sargento chusquero, Videla.

Aquella huida hacia adelante de aquellos tipos no estuvo mal, sobre todo para la Tatcher, a la que subieron a los altares. Algo de eso ha debido de ver Cámeron, el premier de ahora. Ellos también tienen sus problemillas domésticos, saben; que si el referendum de autodeterminación de Escocia, que si la subida del euroescepticismo, en fin, como nosotros, más o menos.  Así que el subidón patriotero de Margallo y Mariano, a los guiris no les viene nada mal.

Además, estas fazañas patrias suelen descolocar a la oposición. El Soe, Iu, y los nacionalistas periféricos suelen actuar torpemente ante estas algaradas patrioteras. Claro que el pobre Soe no se lo tomaría en serio nadie a estas alturas, ni aunque embistiera Rubalcaba sólo a trompadas contra la verja.

Y de paso, claro, tapamos un poquito lo de Bárcenas, si es que se puede tapar, que esa es otra.

En resumidas cuentas, con la roca hemos topado, una vez más Sancho hermano.

Por cierto; ¿sabría decirme alguien quien es el amigo Sancho en el gobierno Rajoy?


domingo, 4 de agosto de 2013

"La vida del hombre es el gozo del corazón,
y su alegría alarga los días.
Recrea el ánimo, alegra el corazón
y echa de ti la tristeza,
porque la tristeza ha perdido a muchos,
y no hay en ella utilidad"
(Sirácida 30, 22-23)