Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 25 de septiembre de 2013

La luz; que cruz.


Finalizando septiembre. El veranillo de San Miguel se hace sentir. En el campo empieza la vendimia y los jornaleros de media España esperan como agua de mayo la recogida de la primera aceituna, la de mesa, que les de algo de tregua a sus bolsillos hasta la Navidad. Las golondrinas emigran y dejan limpio el cielo el cielo vespertino de las ciudades y los pueblos, y dejan limpios de caca los tejados. Las primeras nubes se dejan ver, y pronto vendrán los primeros fríos.

Por la calle, la gente no habla de otra cosa; la subida de la luz. Otra más. ¿Cuantas van ya? Por la tele, sale el ministro Soria, el clon de José María Aznar, a intentar explicar a los españoles la lógica de lo ilógico, del tema en cuestión de la subida de la luz. Las eléctricas, las cuales fueron malvendidas por el estado para caer en manos de los de siempre, los cuales mantienen el monopolio, el chiringuito subvencionado que amenaza las economías de los españoles más pobres, año si y año también nos vuelven a apretar la soga en el cuello. "Menudo chollo. Así cualquiera es empresario, privatizando el chiringuito estatal sin liberalizar realmente nada", comenta el tertuliano de bareto, frente a la copa de Chinchón seco mañanera.

La gente se toma la medida de la subida de la luz, con la resignación cristiana habitual, sin entender nada de lo que pasa. La gente solamente sabe que antes, mil duros eran mil duros, y que ahora treinta euros no dan para nada. A la gente la bombardean a diario con el caso Bárcenas, con la privatización de la sanidad, con los recortes en educación, con la memoria histórica, con las operaciones de cadera del rey, el gol de Cristiano Ronaldo y la última sobre las aventuras y desventuras amorosas del famoseo patrio. Eso, todo, metido en una coctelera, da a luz un cóctel de pasotismo y de idiotez, que permite a la casta imperante seguir esquilmando al más pintado.

A don Lino, notario jubilado, ochenta años, doliente de próstata, de hipertensión y de artrosis, con una pensión que te cagas, fruto de años de estudio y de trabajo, la subida de la luz se la trae floja. A Nestor de Jesús, el boliviano sin papeles que los siete hijos de don Lino han contratado al módico precio de 10 euros la hora, para que se ocupe de su augusto padre, es la noticia que más le interesa del ABC que don Lino ha comprado en el quiosco de la esquina, como cada mañana. Al quiosquero, un profesional de la información en toda regla, también es la noticia que más le interesa. "A donde vamos a llegar", comenta mientras da las vueltas de los diez euros que le ha dado don Lino.

Todo se podría solucionar llenando España de paneles solares. En este país con tantas horas de sol. ¡Ay; el sol! Ese del que tanto presumimos los españoles. Si. Sería quizás una solución. Poner paneles, aquí, allá, acullá, en su tejado, en el mío. El 100% de la factura no se la iba a ahorrar. Quizás el 10 o el 20, que no sería moco de pavo. Pudiera ser. Para esa eventualidad, Soria, nuestro diligente ministro del ramo ya ha tenido una idea feliz y disparatada; grabar a todo aquel que intente, solamente que intente, ahorrarse pagar una parte de su factura de la luz, rebajando esta a base de energía limpia, como es la solar. Las eléctricas pierden su augusto trasero por felicitar al ministro por la hazaña.

Todos los países de nuestro entorno, están investigando la generación de energías limpias. Sobre todo las energías eólica y solar, y subvencionan la puesta en marcha de las mismas. La cosa genera ahorro, riqueza y puestos de trabajo, además de ser una apuesta por la innovación y el desarrollo. Alemania, Gran Bretaña, Holanda, los países del norte de Europa en general, que ya quisieran de gozar del viento y el sol de España apuestan por las energías limpias. Aún más los Estados Unidos de América y Japón, dos superpotencias. Y nosotros, como siempre, mirando por los intereses del  poderoso y anticuado oligarca ibérico. "A mandá señorito, que pa eso tamo".

No hay comentarios: