Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 29 de noviembre de 2013

Tontilandia Show: Más Tontilandia Show que nunca.


En España tenemos, hemos tenido y tendremos, grandes artistas, en todos los campos. Grandes pintores, grandes literatos, grandes poetas, grandes cineastas. Se suele decir que un país donde la realidad supera con creces a la ficción, no suele dar buenos artistas. España es una excepción. A pesar de que en este santo país, la realidad le da tres vueltas y media a la ficción, suelen salir grandes artistas. Increible, pero cierto.

Noche berlanguiana en Valencia. La pasada noche era la última que la Radio Televisión Valenciana emitía en abierto. Tras ella, el apagón, y a tomar viento 24 años de manipulación, servilismo, tergiversación, se supone que de servicio público y de radio y televisión en lengua valenciana. Los profesionales del medio hicieron un programa especial de despedida, en el que dieron cabida a todos los temas que en los últimos años fueron manipulados y/o descartados infirmativamente por la dirección política de la cadena. Por ejemplo el accidente de metro de Valencia. Por ejemplo la corrupción del PP en la región. De madrugada se presenta la policía, acompañada de un señor; Paco Telefunken, el técnico que debía proceder al corte de la comunicación. He aquí que el buen señor, Paco, se niega a llevar a cabo el corte y se va a su santa casa. Los profesionales del canal siguen emitiendo hasta bien entrada la mañana, hasta el mediodía, poniendo a parir al gobierno pepero de Valencia. Ha sido la policía la que ha procedido al final al desalojo del canal público valenciano. Kafka hubiera dado un riñón por vivir una noche como esta en Canal 9.

Más. En un colegio público de la Comunidad de Madrid, de pronto, sin saber por qué, ni por qué no, en una de sus aulas, irrumpe un número de la Guardia Civil acompañado de un perro adiestrado para la búsqueda de drogas. "Niños, vais a asistir a una demostración de como trabajan nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad en la búsqueda de estupefacientes". El can, acompañado del agente procede a olisquear, uno a uno, a todos los niños presentes. En realidad era una operación de búsqueda de drogas en el colegio. Una operación encubierta, por supuesto.

Más de la Villa y Corte.Una pareja de la Policía Municipal iba en su coche patrulla, y observa que en la puerta del conocido y típico restaurante, "Las Cuevas de Luis Candelas", hay un tipo vestido de bandolero con un arma en la mano. El arma es un trabuco del siglo XIX, inutilizado. Se da la circunstancia de que en este típico mesón madrileño, desde hace la friolera de 64 años, como reclamo turístico, siempre hay un señor vestido de bandolero con un trabuco en la mano. Eso lo sabe todo el mundo. Todo el mundo, menos la pareja de policías, que pidió los papeles del arma al bandolero en cuestión, y que para más seguridad, le pidió estos ataviados con sus respectivos chalecos anti balas. Toda protección es poca, debieron pensar los agentes.

Esto es España. La España de Rajoy. La España del esperpento, de la pantomima, de la chirigota. No damos una a derechas. Tampoco a izquierdas.

El ministro de cultura, señor Wert, tiene razón. Para qué subvencionar el cine y la cultura en general, si con la realidad cotidiana tenemos suficiente entretenimiento.

No hay comentarios: