Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 10 de diciembre de 2013

Mandela.


Nadie pone en duda a estas alturas, que Mandela fue un gran hombre. Sufrió varias décadas de cárcel, sufrió en sus carnes el terrible régimen racista sudafricano, y sin embargo supo perdonar, quiso intentar gobernar para todos, intentó que en su país reinara la convivencia y la prosperidad, cuando en los años noventa, su partido, el CNA, ganó las primeras elecciones libres después del Apartheid. No lo consiguió. Eso si; lo intentó, y dio al mundo una lección de grandeza, al perdonar a sus enemigos.

A su sepelio en Soweto, han asistido los principales líderes mundiales, los cuales han destacado en sus discursos, las cualidades humanas y políticas del lider sudafricano, al cual lloramos ahora.

Ha hablado, por ejemplo, Barak Huseín Obama, primer presidente afro americano de los Estados Unidos de América. El mismo que prometió acabar con la prisión de Guantánamo, donde han permanecido confinadas gentes, de diversa procedencia y ralea, por el crimen de ser sospechoso de terrorismo. Hombres confinados en jaulas, como animales, privados de sus derechos, no ya por ser, sino por ser sospechosos de ser. Las palabras del Premio Nobel de la paz y presidente de la primera potencia mundial han conmovido al personal, que incluso se ha arrancado a aplaudirle.

Ha hablado, el camarada presidente de Cuba, Raul Castro. Lo ha hecho en su ya clásico español del Caribe. El octogenario mandatario cubano ha lanzado loas a Madiba. Ha sido aplaudido su discurso, tanto como celebrada su presencia en el funeral global del Soccer City. Incluso, imaginamos, su discurso sobre Mandela habrá conmovido a los miles de disidentes que este enemigo de la libertad mantiene en la cárcel, y a los millones de cubanos que padecen privaciones por su culpa.

Ha hablado Ban Ki Moon, el Secretario General de la ONU. Ha alabado a Madiba. El mismo que mira para otro lado ante la masacres humanitarias de Libia y Filipinas, la primera por una cruenta guerra civil, la segunda por una catástrofe natural. La ONU, tantas veces callada, alaba a Madiba y su Secretario General, se congratula de estar en su funeral.

Han asistido dirigentes de potencias emergentes, de Sudamérica y el Lejano Oriente, donde a diario se explota a gente, hombres, mujeres, niños, que trabajan de sol a sol por una miseria, como mano de obra barata, para que los mercados mundiales, tengan en sus estanterías bienes y servicios baratos suficientes, que ofrecer a los consumistas compulsivos del Primer Mundo.

Han asistido dirigentes de diferentes países de la Unión Europea, los cuales están empeñados en rebajar el estado de bienestar, conseguido por sus ciudadanos, durante años, llevando a la pobreza a miles de ellos, solo porque tienen como objetivo hacer desaparecer los estados nación, la cooperación entre pueblos, la convivencia entre beneficios empresariales y beneficios sociales conseguidos tras la II Guerra Mundial y un modo de vida que llevó a la devastada Europa de posguerra, a un grado de progreso económico y social, nunca antes conocidos. Hoy la guerra contra el pobre, que no contra la pobreza, es la única moneda de uso común que conocen los europeos. El euro es para los ricos.

Ha ido Rajoy, sin cortarse un pelo, después de aprobar leyes contra la libertad y en favor de la mayor pobreza de sus conciudadanos. En su descargo, decir, que la caradura de Rajoy al hablar de sobre Mandela, la libertad y la prosperidad, no es mayor que la caradura de los demás asistentes al evento.

Ha hablado, como no podía ser de otro modo el presidente sudafricano y sucesor de Mandela al frente del CNA, Jacob Zuma. Acusado de corrupción, silbado por sus conciudadanos presentes en el estadio, Zuma ha reivindicado al desaparecido Mandela. Se da la circunstancia de que hoy, Sudáfrica, sigue gozando de los mismos índices de desigualdad entre blancos y negros, y entre ricos y pobres que durante el Apartheid. Las minas, las tierras, las fábricas y la riqueza en general, sigue estando en las mismas manos. Eso si; los negros hoy, son libres y ya no están segregados de los blancos. Todo un logro.

Desde aquí; nuestro más sentido homenaje a un gran hombre; Nelson Mandela, aunque no nos haya gustado su funeral, porque han asistido a el las personas que mantienen y aumentan las diferencias entre ricos y pobres en el mundo, a favor de los primeros, día a día.

Estoy seguro de que a Mandela tampoco le habría gustado.

No hay comentarios: