Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 13 de enero de 2014

Burgos. El Gamonal... ¿La mecha?



No dan una.
Los malos, sus opinadores a sueldo, los títeres; todos.

¿Saben ustedes que es El Gamonal? Una barriada de Burgos. Yo tampoco lo sabía, hasta antes de ayer, como quien dice. Una barriada de clase media-baja. De clase semi media, vaya.

El Ayuntamiento, parece ser, ha proyectado la construcción en la zona de un bulevar y de nosecuantasmiles de plazas de aparcamiento subterraneo. Parece ser que esto al personal sobreviviente en El Gamonal no le ha gustado nada. Se han echado a la calle a protestar, pancarta en mano. La cosa empezó pacíficamente y terminó a palos, entre el personal, mega cabreado, y la policía.

Desde Interior se dice que los disturbios han sido provocados por una peligrosa banda antisistema itinerante. Se da la circunstancia de que; de los cuarenta detenidos, treinta y ocho son naturales de Burgos. Cuando Interior dice lo de peligroso grupo, o banda itinerante, debe referirse a, itinerante dentro de Burgos, esto es, gentes del centro que se van al Gamonal a protestar, y viceversa.

La gente no da crédito. Aquí en Madrid, por ejemplo. Tan acostumbrados como estamos a llamar al resto del imperio, provincias, despectivamente, un caso así, de rebelión popular en un barrio trabajador de una capital de provincias, nos coge con el paso cambiado. Aquí el personal se hubiera tragado más que la mecha hubiera prendido aquí, en la Villa y Corte, con algún "Rodea el Congreso" o alguna algarada así. Pero ya ven que no, que la cosa es más complicada. Una pequeña ciudad de provincias como Burgos, también puede ser mecha de la rebelión.

La cosa es fácil y sencilla: Tú, al personal le dices que no hay dinero para educación, para sanidad, para pensiones, para prestaciones. Los niños del más pintado se quedan sin comedor en la escuela. Los dependientes se quedan sin asistencia. Pero eso si; al lado, el vulgo continua viendo como las obras públicas crecen, y siempre las llevan a cabo las empresas pertenecientes a los mismos. Y ve como los enchufados siguen entrando en el ayuntamiento de turno, con el carné del partido reinante en la boca. En definitiva, el más pintado, ve como la crisis la paga él, y el político de turno, y su empresario de cabecera, y sus arrimados continuan medrando, y mamando de la teta, gluglugluglugluglu. Y un buen día, el ayuntamiento de la localidad, amparándose en la última mayoría absoluta conseguida gracias a la gilipollez tozuda de unos pocos, anuncia otro pelotazo urbanístico más, que llenará bolsillos acá y acullá. Y claro, la cosa estalla. El personal se cabrea, sale a la calle, y grita, y abuchea, y llegado el caso, presa de la rabia, se caga en tó, y tira pa'lante. Lo que sigue es fácil de adivinar: Un funcionario de Interior, dice que los altercados acaecidos en la pequeña ciudad de provincias, han sido provocados por una banda de antisistemas itinerante. Esto es recalcado por los opinadores a sueldo en columnas periodísticas y tertulias.

Cualquier día de estos, Dios no lo quiera, una mecha de estas prenderá. No lo hará en una de estas algaradas, gilipollescas, dirigidas y digeridas, por la progresía antisistema. Lo hará en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera, llevada a cabo por gente normal, de la calle, a la que se le ha subido la luz, el agua, el abono transportes y a la que se le ha empezado a construir al lado de su vivienda, una de las obras elefantiásicas e inútiles a las que nos tienen acostumbrados nuestros desgobernantes.

Lo más será ver como a más de uno, esta mecha encendida los cogerá con el paso cambiado.

No hay comentarios: