Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 16 de abril de 2014

¡Uy, casi se me olvida!


El lunes fue 14 de abril. Santa República. Saben; yo también soy republicano. De corazón, eh. Eso si, si me das a elegir entre la República Democrática del Congo, y entre la monarquía británica, me quedo con la segunda. Ya ven.

El lunes, hubo incluso una procesión en Madrid, con desfile incluido. Se pudieron ver por el centro de la capital, cienes y cienes de banderas tricolores. No entiendo bien el afán de esta gente por cambiar de bandera, cuando podemos coger la rojigualda, plantarle el escudo republicano, y todos tan contentos. Seguro que queda la mar de chula. Por no decir lo que nos ahorraremos en tela. Pero ellos no. Hala, a dividir. Nada de sumar no. Ellos a restar. O dividir.

Incluso en el Ayuntamiento de San Sebastián, regido por Bildu, ha puesto la tricolor en su balcón, más que nada por provocar, oiga. Bueno, por algo se empieza. Al fin y al cabo, la tricolor es una bandera de España. ¿Sabrán todos estos tíos que la bandera de la Primera República era la rojigualda? ¿Sabrán que en Italia, tras la Segunda Guerra Mundial y la proclamación de la República, los italianos solamente le quitaron el escudo de los Saboya a su enseña, no cambiaron de bandera? Seguro que no lo saben, y lo que es peor, les importa un bledo.

Yo aquí estoy. Esperando. Igual algún día los partidarios de la tricolor me explican el tipo de república que pretenden. ¿Separación de poderes? ¿Poder judicial independiente? ¿Les gusta más el estilo portugués o italiano, con presidente adorno? ¿Les gusta más el francés, con presidente activo?

A ver. A ver; esos catedráticos de ciencias políticas. Un poquito de pedagogía, por favor.

Pues nada. Qué viva la República, aunque sea con retraso. 

No hay comentarios: