Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 2 de mayo de 2014

Primero de mayo.


Primero de mayo un año más. El calor aprieta. Dan unas ganas locas de marcharse a la playa a pegarse un chapuzón. Es lo que hace Juan Español, el madrileño. En la Villa y Corte hay puente, pues se celebra también el 2 de mayo como fiesta de la Comunidad de Madrid. ¡Viva la Pepa!

Ahora, justamente ahora, que cosas, se cumple un año del accidente de Bangladesh. Si hombre, aquella fábrica textil que salió ardiendo, en la que murió tanta gente, trabajadores, que cobraban una miseria, por estar tricotando todo el día las prendas que en Occidente compramos a precios irrisorios, o a precios elefantiásicos, depende de la tienda, la marca, el modelo, en fin, depende, y que lucimos con tanto garbo por nuestras calles y plazas.

Se instó, parece ser, a las marcas para las que se fabricaba ropa allí, ya digo, en condiciones esclavistas, a que soltaran la mosca y entre todas reunieran un capital de unos 30 millones de euros para indemnizar a quien lo perdió todo, las víctimas explotadas vilmente en un país del Tercer Mundo. Un año después no ha habido aún forma humana de que suelten esa mosca. Bien agarrada la tienen. Por cierto, entre esas compañías, alguna española había. ¿De verdad nadie se pregunta cuando accede a comprar en una tienda de estas, cuánto le pagarán a los sufridos trabajadores, para poder vender aquí una pieza a precios tan irrisorios?.

Primero de mayo. Los grandes centros comerciales, en Madrid, han tenido la deferencia de cerrar para que sus trabajadores puedan celebrar tan sin par fecha. Recuerden que en la pijo-liberal Madrid, las tiendas pueden abrir los 365 días del año, con el horario libre. Esta medida, la cual se vendió como medida regeneradora del comercio, en realidad persigue cargarse al pequeño comercio, en favor del grande. Pero cerrar un día así, entra dentro de sus márgenes, se lo pueden permitir. Total, tienen el resto del año para explotar a sus currelas, así que por un día. Aunque bien mirado, igual si abrieran...

Primero de mayo. Nos dicen que los datos macro van viento en popa, y que salimos, salimos, de esta salimos. Me froto los ojos y leo, no sin estupor que el número de desempleados sigue rondando los 6 millones, somos el segundo país de la Unión Europea, después de Grecia, con el porcentaje de paro más alto. Lo que es peor aún es que el que encuentra trabajo, lo encuentra precario; bajo sueldo y condiciones propias del siglo XIX, al que algunos parecen encantados de volver. Si, salimos. Salimos de Guatemala y nos metemos en Guatepeor.

Primero de mayo. El sindicalismo amondongado se manifiesta en Bilbao. Su discurso es el mismo de siempre, combativo y feroz contra el capitalismo, pero sumiso y manso, tendente a pactar por debajo de la mesa, en realidad, con ese capitalismo al que se critica. En realidad, los sindicatos son un arma estupenda de las grandes compañías para cargarse los derechos de sus asalariados, y cargarse al pequeño y mediano comercio, y de paso, la libre competencia y la libertad de oferta. Los sindicatos españoles son sumisos como corderos; mucho salir pancarta en mano, y más de recibir parabienes bajo cuerda. La comunidad de Madrid y sus horarios comerciales son una prueba de ello. La clase baja española no tiene quien la represente, y eso es malo, muy malo, por qué lo peor que puede haber en este mundo es alguien desesperado, sin representación y sin respaldo. Los desesperados son peligrosos cuando van por su cuenta, cuando no los representa nadie. No vemos en el horizonte que Don Toxo y Don Méndez representen a nadie, con esa cara de empate a cero que Dios ha tenido a bien darles.

Primero de mayo. Uno más. Un año más, la más absurda de las celebraciones. ¿Qué celebran? Es todo tan patético. Es como si una procesión de ateos celebrara la Semana Santa.

Patético, ya digo.


No hay comentarios: