Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 3 de junio de 2014

Tontilandia Show: ¡Chulería! ¿Qué no?



Quien va a querer vivir en la anticipación y la planificación germánica, con lo bien que se vive en la improvisación latina. Qué hay unas elecciones, y contra pronostico, el vulgo va y vota al chico de la coleta, Pablito Iglesias, que hay que ver lo bien que habla el jodío, y nos asustamos, y nos hacemos caquita en las perneras de los pantalones, pues nada, que no cunda el pánico, se acelera todo lo que hay que acelerar, aquí paz y después gloria.

Porque sepan ustedes, queridos lectores, que aquí nuestras egregias lumbreras políticas, no tenían nada previsto, legislativamente hablando, para el caso de que el rey abdicara en su hijo. Así qué, ahí tienen a nuestras luminarias perdiendo el traserillo por tener lista, maqueá, y requetemaqueá, una ley que llene ese vacío legislativo, por nuestra falta de previsión, nuestra estrechez de miras, y nuestra memez. Ya verán ustedes la chapuza que les sale, ya verán.

El rey, se va. No se si se han enterado. Seguro que si. El caso, es que no quiero ser mal pensado. ¿Por qué tanta prisa? Ahora. Justo, solamente nueve días después de que el partido institucional, el PPOE se la pegara en las europeas. No, no quiero ser mal pensado. Qué va.

Hombre, hay que reconocerle al rey cierto arte. Es el único que se va, también fue el único que pidió perdón. Ven, algo muy español, ya empezamos a alabarlo. Otro vendrá que bueno me hará, dice el refrán. No tenemos remedio. 

El caso es que desde las elecciones europeas, la verdad, anda el gallinero muy alborotado. Los tertulianos de la TDT, esos auténticos pozos de sabiduría, han empezado la cacería de Pablito Iglesias, por lo civil, por lo penal y por lo criminal. A degüello tocan. En Barcelona, a los políticos catalanes, les ha salido un grano en el culo llamado Can Vies, el edificio ocupa que los mossos desalojaron por la fuerza y que ha sido la mecha que está encendiendo otro Gamonal en la capital catalana. 

La cosa se pone fea. A un año vista, elecciones municipales y autonómicas. A año y medio, elecciones generales. A meses vista, desafío secesionista en Cataluña. Las previsiones son de que, de seguir a pie juntillas los dictados de Bruselas, el PPOE se la vuelva a pegar en próximas citas. La cosa está clara. Alguien ha dicho, vamos a salvar los muebles antes de que venga la tempestad, y de ahí la improvisación y la chapuza. Fíjense que, con lo calladitos que se habían quedado los de la tricolor después del 22 de marzo, y ahora, ya los tenemos ahí, pidiendo la tercera república, con más ahínco, con mas fuerza, ahora no solo en Madrid, sino en varias ciudades españolas, incluso algunos adornando los balcones con la enseña tricolor. Lo dicho; unas luminarias, si señor, que aplomo tienen nuestos político, y que visión, Dios mio, que visión.

Nada, chulos que somos. E imprevisibles, si señor. Spanish passion.  



No hay comentarios: