Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 10 de julio de 2014

Cambiando las reglas del juego se suele ganar el partido...

Uno, yo mismo, tiene sus malas costumbres. Qué se yo, hay gente que tiene como mala costumbre meterse el dedo en la nariz en busca de minerales varios; otros, tienen la costumbre de mear en la calle, de rebañar en el plato, de sorber ruidosamente la sopa, de leer la prensa escrita española, de ver tertulias políticas de televisión, de ver telebasura (valga la rebundancia), no se, costumbres varias que cada uno tiene. Yo tengo la costumbre de preguntarme cosas, no se, cómo de donde venimos, a donde vamos, quienes somos o, por qué el gobierno de nuestro sin par presidente, don Rajoy, quiere cambiar la ley electoral para la elección de alcaldes a meses vista de las elecciones municipales y autonómicas.

Me he pasado todo el santo día buscando precedentes, que se yo, en nuestro más próximo entorno, no se, en la Unión Europea, sin ir más lejos, en cualquiera de sus miembros, a ver si a alguno de sus líderes se le había ocurrido la brillantísima idea que se le ha ocurrido a nuestro Rajoy. No he encontrado ninguno. Mira, en otra cosa en la que somos líderes, además de en fútbol, ciclismo, baloncesto, hockey patines, balonmano, pelota vasca, petanca y hacer el bestia cargados de calimocho en las fiestas patronales de nuestra localidad, somos el único país del mundo con un gobierno capaz de cambiar las reglas del juego, a meses vista de las elecciones, con toda la oposición en contra, unilateralmente, echándole un par, si señor. Es para sacar pecho, ¿verdad que si?.

La gritería de siempre ya ha empezado a poner el idem en el cielo. Qué si es una medida para no perder los ayuntamientos de las ciudades más importantes, que si pucherazo, que si mala praxis democrática, que si patatín, que si patatón. Ni caso.

Claro que si, hombre. En vez de buscar medidas para que la gente no sea cada vez más pobre, estén más cerca de la miseria y esas cosas, lo guay, lo chachi para no perder elecciones, es cambiar el sistema electoral que nos ha favorecido hasta ahora, y hacer que nos siga favoreciendo a partir de ahora, sino a nosotros, si a la otra patita de este banco tan mono en el que estamos sentados, llamado bipartidismo oligárquico.

¡Ay!, si Scolari hubiera podido hacer lo de cambiar las reglas del juego antes del Brasil-Alemania del Mundial, anda que le hubieran metido los alemanes siete. Ya, ya...

No hay comentarios: