Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 17 de agosto de 2014

Literatura: "Que no muera la aspidistra".

Una novela genial, escrita por un escritor genial, George Orwell. "Que no muera la aspidistra", narra la historia de un poeta frustrado, Gordon Comstock, empeñado en llevar hasta las últimas consecuencias su lucha contra el dinero. Ello le lleva a rechazar un lucrativo y prometedor trabajo como publicista y aceptar un miserable puesto de trabajo como empleado en una librería de libros de segunda mano, trabajo que apenas le da para comer. Ello le permite ser fiel a sus principios, contrarios al capitalismo, simbolizado por la aspidistra, una planta presente en todas las ventanas de los hogares de clase media británicos, y emblema del desahogo y del consumismo. Gordon preferirá pasar las noches temblando de frío, por no tener dinero para calentarse, y pasar hambre, intentando escribir una obra poética, etérnamente inacabada, en una miserabla habitación alquilada. Pero la exclusión y la marginación hacia los pobres le dará una importante lección: "Los principios están muy bien, siempre que no haya que ponerlos en práctica".

"Que no muera la aspidistra". George Orwell.

No hay comentarios: