Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 19 de agosto de 2014

Tontilandia Show: Selfie.

Hasta ahora sabíamos que la marihuana produce, además de adicción, en consumos masivos, casos de esquizofrenia paranoide, además de gilipollez compulsiva, atontamiento, alelamiento y trastornos importantes en la personalidad. La cerveza, también en dosis masivas, al contener lúpulo, que a decir de los expertos es un primo lejano del cáñamo o marihuana, idem de idem.

Pero lo que es un arma de destrucción masiva para las neuronas es el uso compulsivo de los móviles de última generación, de sus redes sociales, con sus subidas de fotos, los famosos selfies, que se sabe, son peligrosos, muy peligrosos.

Un grupo de chicos/as va a un restaurante. Bebida, comida y móviles. Una de las chicas se levanta y se dispone a hacer una foto al grupo, para su posterior subida al feisbuk. No se percata de la cercanía de uno de los camareros con una bandeja cargada con todo genero de bebidas, alcoholicas o no, embotelladas o no, acompañadas de sus vasos. La chica en su afán por hacer bien el encuadre de la foto, empuja al camarero, este tira la bandeja, con la mala fortuna que una botella de refresco de cola, al caer y hacerse añicos, reparte a diestro y siniestro trocitos de vidrio verdoso y duro, cual esquirlas. Le da en la frente a una señora. Le podía haber dado en un ojo, pero afortunadamente "sólo" le da en la frente y le hace "sólo" una pequeña brecha, nada importante. Gracias a Dios

En las fiestas de San Fermín de este año, a los ya habituales patosos, a los ya habituales borrachos, se han unido los del selfie. Tipos que cuando en los encierros pasa el morlaco cerca, se ponen a correr delante de él, móvil en mano, en alto, dispuestos a inmortalizar su "hazaña". El resultado son caidas y puesta en peligro de las vidas de los "reporteros dicharacheros", y del resto de los corredores. Esta práctica ha sido prohibida, expresamente, por las autoridades, con escaso éxito. Los tontos siguen, aunque la linde se acabe.

Tour de Francia. Pasan los ciclistas a una velocidad de vértigo por una carretera de tercera. A un gilipollas se le ocurre que es un buen momento para inmortalizarse. Sin mirar, sale a la carretera, se le echa encima parte del pelotón. Uno de los cilclistas se parte la clavícula, al intentar esquivar al idiota del móvil. Al tipo en cuestión, gracias a Dios, no le pasa nada, todo lo más, la colleja que alguién habrá tenido bien atizarle, eso espero, al menos.

Los móviles de última generación agilipollan, atontan, amondongan, son un opio para el cuerpo y para la mente, hacen que el personal se incomunique, o se comunique sólamente a través de ellos, idiotizan, son nocivos, muy nocivos, para la salud física y mental de la gente.

"Haz un uso responsable de tu móvil, es tu responsabilidad".


No hay comentarios: