Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 23 de marzo de 2015

Pantomima.

Bien. Ya está. La pantomima. La enésima. O mejor, deberíamos decir una de tantas pantomimas. O una milésima parte de la gran pantomima que es la política española. Me refiero, como no, a las elecciones andaluzas que tuvieron lugar ayer, y que han traído consigo toneladas de razonamientos erróneos, muchos de ellos hechos a drede, otros, no tanto, pues en esta España hay para todo: analistas torticeros, malévolos e interesados, o simples comemierdas que no verían una manada de burros, ni aún teniéndola frente a sus narices.

El PSOE ha ganado. Eso no hay quien lo ponga en duda. Pero es que el PSOE lleva ganando en Andalucía desde la Santa Transición. Han sacado su 47% de marras. No. No se equivoquen. No es mérito de doña Díaz. El PSOE en Andalucía ganaría aún poniendo a doña Rogelia de candidata, o como diría el ínclito Alfonso Guerra, aunque pusieran una regadera encima de una sandía, el PSOE ganaría también. Así que menos lobos.

El PP se la ha pegado. Dicen, los analistas, los comemierdas que no se enteran de nada, y los otros, los torticeros malévolos, que si el candidato, que si no tenía carisma, que si tralari, que si tralara. Moreno Bonilla se ha presentado sencillamente porque no había nadie en el PP andaluz que se postulara para tal fin, pues sabían, intuían, barruntaban, que el PP se la iba a pegar, si o si. La crisis, los recortes, la corrupción. Si, si. Ya sabemos que en el PSOE andaluz tienen corrupción para dar y regalar, pero que quieren. No. No se precipiten a decir lo de los andaluces y el voto cautivo con el PSOE. Lo mismo pasa con el PP en Valencia y en Madrid.

Podemos. De cero a quince escaños. Algunos esperaban más. Esos son los que no se enteran de nada. Podemos no podía sacar más escaños en estas elecciones, ni las podían ganar. Podemos es la fuerza que aglutina parte del
cabreo de la clase media, por verse proletarizada, empobrecida, ninguneada, golpeada por la crisis. Atención, he dicho clase media. No he dicho clase baja, o clase trabajadora. Estos, o continúan votando PP-Psoe o simplemente se quedan en casa y se abstienen de votar. Es el gran fracaso de Podemos; no ser capaz de movilizar a las capas más bajas de la sociedad. Por ahora. La clase baja vota. Punto. Le importa una higa y cuarto la corrupción. En su mente se ha establecido para quedarse la idea de que todos los políticos roban, ya sea aquí, o en Pensacola. Siempre ha habido ccorrupción. Pasa que antes se robaba, pero había para todos. La gente curraba y se ganaba bien la vida. Lo de menos era cómo. Pero ahora. No. De ahí la subida de Podemos. La clase baja ha optado por el PP-PSOE, que harán políticas nefastas que llevarán cada vez a más gente a votar a Podemos. Lo malo es que cuando la mayoría de la gente se de cuenta de que deberían haber apoyado antes a una fuerza regeneradora, esta sea de un cariz más radical de lo que es ahora Podemos, y entonces si aglutinen a la clase trabajadora. Que se lo digan a los franceses con el Frente Nacional.

Ciudadanos ha entrado con fuerza. El miedo al supuesto bolivarianismo de Podemos ha surtido efecto. Y por último IU ha pagado los platos rotos de su coalición con el PSOE.

Las cosas pintan bien por ahora para el PP-Psoe en Andalucía. Gobernará doña Díaz con el apoyo encubierto del PP. Ya le tocará hacer lo mismo al PSOE cuando el PP gane por la mínima, por ejemplo en la Comunidad de Madrid.

Pero eso ya es otra historia.

No hay comentarios: