Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 3 de abril de 2015

Literatura: Retorno a Brideshead.

-¡Ay, es tan difícil ser católico!
-¿Cambia algo que lo seas o no?
-Claro, lo cambia todo.
-Pues no puedo decir que lo hubiese notado. ¿Luchas contra las tentaciones? No pareces mucho más virtuoso que yo.
-Soy mucho peor que tú -dijo Sebastian indignado.
-Pues entonces...
-¿Quien fue el que rezaba diciendo "Oh, Dios, haz que sea bueno pero todavía no"?
- No lo sé. No me extrañaría que hubieras sido tú.
- Pues si que lo digo, y todos los días. Pero no es eso. -Y volvió a su lectura de News of the World.
- Otro jefe de boy-scouts que ha tenido un desliz  -comentó.
- Supongo que intentan hacerte creer un montón de tonterías.
- ¿Tonterías? Ojalá lo fueran. A veces me parecen cosas terriblemente sensatas.
- Pero, mi querido Sebastian, no es posible que tomes todo eso en serio.
- ¿No lo es?.
- Me refiero a eso de la Navidad, de la estrella, de los tres magos y el buey y el asno.
- ¡Oh, sí! En eso, si creo. Es una idea encantadora.
- Pero no puedes creer algo sólo porque sea encantador.
- Pues yo lo hago. Es mi manera de creer.
- ¿Y crees en las oraciones? ¿Crees que puedes arrodillarte delante de una estatua, decir unas cuantas palabras, ni siquiera en voz alta, simplemente en tu cabeza, y cambiar así el tiempo?¿O que algunos santos tienen más influencia que otros, y debes recurrir al indicado si quieres que te ayude con un problema determinado?
- Oh, sí. ¿No te acuerdas del trimestre pasado cuando me llevé a Aloysius y no sabía donde lo había dejado? Recé como un loco a San Antonio de Padua aquella mañana y enseguida, después de comer, apareció el señor Nichols en Canterbury Gante con Aloysius en brazos, diciéndome que lo había dejado en un taxi.
- Bien, si quieres creer todo eso y no quieres ser bueno, ¿qué dificultades te plantea tu religión?
- Si no las ves, no las ves; eso es todo...



(Retorno a Brideshead. 1945. Evelyn Waugh)

No hay comentarios: