Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 1 de mayo de 2015

Hacia dónde va Podemos.

Hoy es primero de mayo. Una buena fecha para muchas cosas. Incluso para dimitir. Así lo ha debido pensar Juan Carlos Monedero. Se ha ido. Con portazo incluido. ¡Blam!

Podemos era, lo hemos dicho en infinidad de ocasiones, un proyecto, una ilusión, una esperanza, y sobre todo una encuesta. Una encuesta que decía cosas, una encuesta que llamaba la atención sobre algo, una encuestas que era la voz de socorro de la clase media española, que lanzaba un SOS a tirios y troyanos, a los gestores de la crisis, los cuales con el descaro que otorga el poder absoluto, los estaba proletarizando y empobreciendo a marchas forzadas, a golpe de recorte, con la cara dura habitual que utilizan estos individuos a la hora de putear a la gente que los ha puesto ahí.

No nos vamos a extender mucho a la hora de explicar qué era Podemos. La idea era novedosa. Que la ciudadanía fuera capaz de tomar el timón de su destino, sin cortapisas, sin mirar ni siquiera la procedencia ideológica, sin presuposiciones, allí igual cabía un desencantado del PP que del PSOE, o de IU. Se trataba de tomar conciencia de nuestro papel como ciudadanos y como pueblo. Ya digo; algo novedoso en España.

Aparecieron líderes de la cosa, como Pablo Iglesias, un tipo conocido, sobretodo en Madrid, y en el ámbito universitario, cómo Íñigo Errejón, o cómo Juan Carlos Monedero. Todos los líderes de Podemos venían de la universidad, y encandilaron a la gente con su frescura, y sobre todo; le dieron esperanza. No sólo debíamos tomar las riendas de nuestro destino, sino que además debíamos hacerlo, teniamos que hacerlo, cómo pueblo, cómo nación, cómo sociedad, porque la situación a la que nos había llevado nuestra dejadez, unida a la influencia de una oligarquía poderosísima y corrupta, hacían poco menos que inviable a largo plazo, la mera existencia de España como país, y eso para un español que ama su patria, o para un padre que ama sus hijos, o para un jubilado que ha juntado un capitalito durante años de esfuerzo y trabajo , y ahorro, para dejárselo a sus hijos y nietos, es intolerable.

En resumen, y para no cansarles, Podemos perdió esa frescura el día que entró al trapo de las tertulias televisivas. El día en que Pablo Iglesias se convirtió en Pablo superstar, el día que se convirtió un movimiento asociativo, que pretendía cambiar las cosas, en algo parecido al PP-PSOE. Se perdió el discurso inteligente y se empezó a lanzar a la sociedad mero populismo de baratillo, se cayó en la provocación y en la trampa que tendieron cuidadosamente los sicarios de la información, las prostitutas de tertulia, que a diario lanzan odio, y mierda, y desinformación a una sociedad que ya no cree en nada. Hasta ayer, víspera de primero de mayo en que Juan Carlos Monedero dijo basta y explicó ese basta.

Si. El uno de mayo es una fecha cojonuda para muchas cosas. Por ejemplo para comprobar un año más cómo la fiesta del trabajo la disfrutan solamente las clases más acomodadas, para comprobar como la clase trabajadora el único derecho del que goza ya en el derecho a trabajar, en condiciones penosas, con sueldos de risa, en medio de los más denigrantes abusos. Uno ve esto y se pregunta cómo se ha podido dormir en los laureles de esa manera quien estaba llamado a cambiar todo eso. La respuesta es fácil, alguien se ha dedicado a "centrar"el partido porque ha caído, una vez más, en el error de querer llevarse al huerto a la clase media, que se supone es toda de centro, y que claro, no quiere quebraderos de cabeza, quiere que la dejen tranquila, paciendo en verdes prados siendo abrevados en arroyos de cristalinas aguas por los mismos que han saqueado el país, y lo que es peor, piensan seguir saqueándolo en los próximos años. En definitiva, la lectura del señor Iglesias es la siguiente, conseguir el poder, como sea, renunciando a su esencia, diciéndole a la gente lo que la gente quiere oír. Pero, ¿eso no lo hacían ya PP y PSOE?...

En fechas pasadas ya explicábamos aquí por qué Podemos no va a ganar. Porque sencillamente no es capaz de unir a ese grito de socorro de la clase media, el grito de socorro de la clase trabajadora. Se ha perdido una oportunidad de oro para cambiar las cosas con cierto sentido común. Digan lo que digan los sicarios y las prostitutas a sueldo del gobierno, se está ahondando en la herida del crédito fácil para crecer. Se está volviendo a tirar de la construcción como pata principal, como fuente principal de empleo. No se ha cambiado nada, no se ha hecho nada para cambiar el factor, crédito + construcción = empleo. De se cuenta que las condiciones laborales son ahora pésimas, mucho más que antes de 2008, que la dueda publica alcanza ya el 100℅ del PIB, cosa que en 2008 no pasaba, que la deuda privada vuelve a crecer. Vamos, la misma a historia de siempre.

¿La pregunta es qué va a salir de todo esa mezcla?  Nada bueno. Pero sobre todo es; ¿Cuándo eso ocurra la propuesta regeneradora de dónde saldrá? De un partido que emita la voz de socorro de la clase media seguro que no.










No hay comentarios: