Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

sábado, 9 de mayo de 2015

Neoestalinismo.

No. Esto que usted ve, día a día, no es capitalismo. Que no le engañen. Alguien se hace con los servicios públicos del estado, convenientemente privatizados, por supuesto para que caigan en sus manos. No en otras. ¿Qué no lo ve? Es un estupendo negocio. Te haces con cualquier empresa estatal, desde una posición de privilegio das ese servicio, con la conveniente intervención del gobierno amigo de turno para que a ningún idiota se le ocurra pedir una oferta variada. Si, que se permita la actuación de varios operadores en el mercado, pero todos bailando el mismo tono, pactando precios, pasandonos la legislación por el forro, y a vivir. Por supuesto, en el consejo de administración habrá que dejar un huequecillo para el ministro del ramo de turno, el ex ministro por mejor decir, ese que tanto nos ha dado mirando para otro lado. Tampoco hay que ser tan avariciosos.

Lo de gestionar los servicios sanitarios, es harina de otro costal. El estado que guarde las apariencias, y que mantenga un servicio medico mínimo, de primeros auxilios, para enfermos y ancianos pobres principalmente. Los ricos y los sanos que se puedan permitir pagar un seguro médico privado son los interesantes. Por supuesto hay que eliminar la competencia. La competencia es mala. Eso del libre mercado, y de la libre elección de oferta es una gilipollez. Mantendremos a varios operadores, en teoría, en la practica será todo nuestro. Es como si guardarás dinero en dos bolsillos de una misma chaqueta, los bolsillos son distintos, pero la chaqueta es la misma. Hay que procurar, eso sí, que la chaqueta que elijan sea siempre la nuestra. Hay que mantener a la gente sana y pagando. Nada de tabaco. Nada de comida basura. Mucho deporte. El que fume, se atiborre de hamburguesas y se sedentarice que se lo pague, si puede, y si no, réquiem un pace.

Así pues, con gobiernos amigos que vayan desbrozandonos el terreno llegaremos a triunfar en los negocios. España, Europa, el mundo entero será nuestro. Los trabajadores se deslomarán, compitiendo entre ellos, creyendo los muy idiotas que trabajan para distintos amos, cuando en general sus denodados esfuerzos contribuirán a enriquecer siempre a los mismos. Por supuesto si perdemos dinero, cosa improbable, el estado se hará cargo de todo, con cargo a los bolsillos de los pobres.

Por supuesto no se permitirán disidencias. El disidente será reeducado, y si persiste, eliminado, así sea un mero individuo sin importancia, o todo un país. Los métodos de nuestro amado líder Josif Stalin han sido adaptados a los nuevos tiempos. Ahora es mejor la destrucción a largo plazo. La tortura psicológica también nos sirve. Hay que inocular el complejo de culpa en la población a tratar. Hay que hacer entender a la población que la situación de miseria que sufren ha sido causada por su avaricia y su aburguesamiento. Recomendamos vivamente sustituir la palabra aburguesamiento por la frase acusatoria "vives por encima de tus posibilidades", más acorde con los tiempos.

Poniendo en práctica estos métodos, tras unos años de paciencia, la población nos amará, y nuestras teorías triunfarán, hasta que por fin podamos quitarnos las careta y actuar a calzón quitado. Hasta entonces se recomienda paciencia, y pedagogía, mucha y buena pedagogía...

No hay comentarios: