Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 15 de junio de 2015

La red y sus burradas.

Antes, hace tiempo, mucho tiempo ya, no existía internet, y un tipo como yo no tenía acceso a escribir un blog, y exponer en el sus ideas, y que cuatro o cinco personas, a lo sumo, no mas, lo leyeran. Tampoco existía tuiter, ni feisbuk, y las burradas se decían frente a la barra del bar de Pepe el guarro, delante de unos botellines, y de unas banderillas. Pero eso era antes. Antes de internet. Antes de que los móviles nos tuvieran la vida controlada, y nos agilipollaramos con la tecnología. Y cómo las burradas se decían en los bares, o en la sala de estar de la casa de uno, esas burradas nuestras de cada día, las conocían muy poca gente, y no todo el mundo como hoy.

Un concejal de Ahora Madrid, un tal Zapata, ha sido víctima de esto que digo. Hace unos años, allá por el 2011, se hizo eco a través de tuiter de algunas burradas, de tipo racista, irrespetuosas con el dolor que produce y que produjo el terrorismo, y de otras burradas que, por supuesto no vamos a reproducir aquí. Para algunos puede ser grave. Para otros puede ser una estupenda oportunidad para empezar a acosar y/o derribar al recién constituido gobierno del Ayuntamiento de Madrid, pocos minutos después de echar éste a andar. A estos últimos les da igual el racismo, el dolor de las víctimas del terrorismo, o el machismo, simplemente es una estupenda oportunidad para hacer caer algo que va contra sus intereses, y para ello usarán el fariseísmo si hiciera falta, con desgarramiento de vestiduras incluido.

Ni que decir que estamos en contra de las burradas publicadas por Zapata en tuiter, aunque estas burradas tengan cuatro años de existencia, y saber que si Zapata no fuera concejal de Ahora Madrid ni nos hubiéramos enterado. Dudamos de la conveniencia de que tenga que dimitir por ello. De no haber existido tuiter, el interfecto las hubiera soltado en el bar de Pepe el guarro, al calor de unas cañas y una de bravas, con lo cual sus palabras se las hubiera llevado el viento. Propongo dar al señor Zapata una colleja (simbólica no la vayamos a joder) con la mano bien abierta y una recomendación: las redes sociales las carga el diablo. De todos modos, y ya que nos ponemos tan perfectos, si fuera el caso de que Zapata tuviera que dimitir, propongo hacer lo mismo con los miles de cargos públicos que tienen cuenta en tuiter o en feisbuk, y sueltan gañanadas a través de ellas. A buen seguro nos quedamos sin cargos públicos.

Y ainda mais, puestos a pedir, yo pediría la dimisión de cargos públicos que hayan sido retenidos en la via pública por aparcar en un carril bus, y hayan salido huyendo, llevándose por delante una motocicleta perteneciente al cuerpo de vigilancia del tráfico rodado que la estaba multando. Sería intolerable y poco ejemplarizante que una persona así estuviera sentada en la silla de la función publica, al servicio de la ciudadanía.

¿Conocen ustedes algun caso así?...

He dicho...

No hay comentarios: