Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

domingo, 7 de junio de 2015

La solución: El liberalismo en economía.

Sí son ustedes usuarios habituales de la red de metro de la ciudad de Madrid, les invito a que se paseen por la estación de Cuzco, en la línea 10, en pleno corazón del Paseo de la Castellana. Casi a diario paso por ahí. Si usted lo hace, verá, comprobará, que hay unas escaleras mecánicas, un tramo de ellas, que no funciona. En concreto, se averiaron dos días después de las elecciones, hasta entonces se iban averiando y se iban arreglando. A alguien le interesaba arreglarlas mientras la pantomima de la campaña fuera evidente y estuviera vigente. Ahora no. Ahora si quieres acceder al metro, te toca bajar un tramo, largo, de escaleras peligrosas y desgastadas, de escaleras convencionales, así seas joven o viejo, imposibilitado o posibilitado, rico o pobre, con el peligro que ello conlleva, por los empujones, las carreras, la falta de urbanidad...

Hace unos días, por la tarde, accedí a escuchar una tertulia radiofónica liberal en economía. Los tipos que la componían, liberales en economía todos, se ensañaban con los habitantes de la mitad sur de la Comunidad de Madrid, que han optado mayoritariamente por votar a los bolivarianos y pro soviéticos de las listas de unidad popular. Los tipos decían no comprender tal sentido del voto, pues esta gente habían recibido miles de millones de euros en forma de inversiones en infraestructuras, generosamente dadas por el PP, el partido liberal en economía por excelencia. Contaban estos expertos en opinión y/o información, los kilómetros y kilómetros de red de metro, de autovías, de red ferroviaria de cercanías, con los que se había dotado a todos estos desagradecidos.

Es peligroso pedir cuentas a la gente por el sentido de su voto. Es peligroso y osado. También es peligroso y osado reñir a la gente por votar a una u otra opción. Sobre todo porque los argumentos esgrimidos para tal reprimenda son absurdos. Si, es verdad, el sur de Madrid ha recibido mucho dinero en infraestructuras, pero no es menos cierto que muchos empresarios amigos se han puesto las botas construyéndolas, o financiándolas, o inflando su coste final, lo cual debe poner de los nervios, imaginamos, a un liberal en economía corriente y moliente.

Si los liberales en economía amaran tanto al pueblo, no dejarían las escaleras mecánicas de la estación de Cuzco paradas. (De todos modos, tranquilos, que en otoño, Dios mediante, viene la campaña de las generales, y seguro que los liberales en economía las vuelven a arreglar) Pero claro, entonces no serían liberales en economía, serian peligrosos rojos, bolivarianos y pro soviéticos dilapiladores de dinero publico. Porque el dinero, como todo el mundo sabe, está mejor en el bolsillo de los ciudadanos...

No hay comentarios: