Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

sábado, 18 de julio de 2015

El periodismo ha muerto...

..., viva la manipulación, viva la tergiversación, viva la falacia. Ya no hace falta informar, ¿no lo sabía?. Ni opinar. Ya lo hacen por usted. La objetividad en los medios no nos hace ninguna falta. Ahora lo molongo es el periodismo de trinchera, el periodismo de barricada, o conmigo o contra mí, si no eres de los nuestros, eres de los otros, del enemigo irreconciliable.

Sabemos que la objetividad no existe, y menos en el periodismo. Un periodista tiene perfecto derecho a ser de derechas, de izquierdas, del Barça, del Madrid, de los tirios, o de los troyanos. Eso si, lo que no puede hacer un periodista es mentir, ocultar información a sabiendas, inventarse noticias.

Pongamos por ejemplo, Grecia. El país heleno ha sido noticia en las últimas semanas, y lo seguirá siendo, nos tememos, durante el resto del verano, incluso del año. La crisis griega ha sido tratada por los medios como uno más de los aferes polítizados que venimos padeciendo en España en los últimos años. Se han tratado de tal forma las noticias y los acontecimientos devenidos de la crisis griega, que pareciera como si, un lado u otro de nuestra particular trinchera mediático-política, se jugara algo más de lo jugable en el tema en cuestión, de tal forma que, si el que salía vencedor era Tsipras y sus postulados, esto podía, según algunas privilegiadas mentes, beneficiar a Podemos y al entorno de Pablo Iglesias en unas hipotéticas elecciones generales, mientras que si las vencedoras eran las tesis de la Troika, el FMI y el BCE, los beneficiados serían los populares y Rajoy.

De esa misma forma y manera, se han tratado diversos temas internacionales, tales como la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el acuerdo suscrito en esta semana entre Irán y Occidente, o incluso, el que una señora adscrita a la disidencia anti chavista, pudiera o no presentarse libremente a las elecciones en Venezuela. Todo tenía que ver con España, y todo era tomado como arma arrojadiza. Nada se analizaba y nada se comentaba someramente. Todo lo más se opinaba, desde la trinchera, desde el parapeto, desde la barricada. El titular es el amo y señor del periodismo patrio, No hace falta leer el contenido, entre otras cosas porque no lo hay, y si lo hay, está manipulado.

Hemos llegado hasta tal punto que, un ayuntamiento, el de Madrid, ha tenido que inventarse una página web para desmentir noticias erróneas, incluso falsas, aparecidas en la prensa, en referencia a ese ayuntamiento, y a su acción de gobierno, fruto del acoso y derribo que desde la prensa y el PP, están llevando contra sus ediles desde el segundo después de tomar el bastón de mando. Esto puede parecer anormal, visto desde otro país. Aquí no lo es. La misma noticia en sí, la de la creación de la web, está siendo utilizada para lanzar exabruptos contra el gobierno de la Villa y Corte. Se ha llegado al punto de comparar la página con el programa "Aló presidente", que hiciera famoso en la televisión venezolana el ínclito Hugo Chávez.

Pero no se preocupen, todo es susceptible de empeorar. En ello andan. El nerviosismo, solamente visible antes en las redacciones, detrás del telón, se hace tan patente que se ha trasladado a las tertulias y a los informativos. Se llega al punto de reñir en directo a un contertulio, por el mero hecho, no ya de defender la web del ayuntamiento de la capital, sino por quitar hierro al asunto. Con nosotros o contra nosotros.

Estamos mal, peor de lo que ustedes puedan llegar a imaginarse. Estamos fatal. Y lo peor es que no quedan trovadores en el reino capaces de cantar las verdades. Todo es trinchera y pensamiento único. No hay análisis. Tsipras es culpable de la crisis griega, no porque lo sea o deje de serlo, sino porque el que lo sea o deje de serlo, puede favorecer o perjudicar a una determinada opción política. El análisis somero y sosegado, en un periódico conservador o progresista, nos diría que Tsipras lleva solamente cuatro meses en el gobierno, y que la situación griega es fruto de años de latrocinio de Nueva Democracia y PSOK. Pero eso no interesa. Aquí lo interesante son las elecciones de otoño. Cada noticia, cada acontecimiento, se medirá con ese prisma, con ese cristal. Lo demás no importa.

No hay comentarios: