Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 27 de julio de 2015

Pues resulta que va...

...un ciudadano chino, y compra el edificio España, en Madrid, en pleno centro, en la Plaza de España, el emblemático edificio España, icono del desarrollismo de la posguerra, durante años, primer rascacielos de España. El buen hombre, creyó en un principio, que compraba un edificio construido en los años cincuenta, y abandonado desde hace años, pasto del orín, las ratas, el detritus, la desidia y la molicie, que no quería nadie, vamos. Se equivocó. J

Resulta que este edificio, que ya decimos, estaba abandonado, que lo único que tenía era fachada, es patrimonio, no de la humanidad, pero patrimonio; vamos, que no se puede tocar.

Este buen hombre, como decimos, ciudadano chino, parece ser que tiene la pasta por castigo y ha anunciado su intención de echar abajo el edificio, y volverlo a levantar, con la misma apariencia que tiene ahora. Problemas de costes, cuesta menos hacerlo nuevo que reformarlo. Luego, una vez caído y levantado, quiere montar allí un casino, un hotel, un centro comercial y apartamentos de lujo.

Pero he aquí que al edificio España le han salido defensores a ultranza. El portavoz socialista en el consistorio madrileño, don Antonio Miguel Carmona, es uno de ellos. Carmona está en contra de tirar el edificio. El ayuntamiento ha dicho que estudiará el tema, pero ya deja caer que el edificio, está protegido, y que no va a permitir tirarlo así como así. El PP, no ha dicho nada. Ciudadanos tampoco. Que sepamos.

Haciendo un ejercicio de empatía, y poniéndonos en la piel del señor chino, seguramente, si fuéramos él, teniendo la pasta por castigo, viniendo a España, comprando un edificio, gastando en ese edificio una pasta gansa, enterandonos  que está protegido, que es patrimonio del país al que voy a gastarme el parné, no sé si saldríamos corriendo de ese país o no, de ese país que deja su patrimonio y sus edificios protegidos, en un estado lamentable, pasto de las ratas y del óxido del tiempo. Un país que tiene dos varas de medir, al parecer, visto lo visto con lo que se está haciendo en la denominada operación Canalejas.

El edificio España es un símbolo de muchas cosas. Es un símbolo de un país que se cae a cachos, de un país que tiene que venderse al dinero de fuera para poder subsistir, de un país con dos varas de medir, de un país absurdo, donde lo defendible hoy, puede no ser defendible mañana, o sí, todo varía en función a la mordida, de una sociedad adormecida que ha visto en la ciudad de Madrid cómo se cometían las más abyectas tropelías en materia de urbanismo y no ha dicho esta boca es mía.

Aquí se hará la chapuza padre, cómo en todo, y lo peor, los paganos seremos nosotros. Claro, que nos lo tenemos más que bien merecido.


No hay comentarios: