Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

lunes, 13 de julio de 2015

Qué no les engañen cuando...

...hacen parecer al señor Tsipras, y a su partido, los máximos responsables de la actual crisis griega. Eso no es verdad. Al margen de que el actual primer ministro griego sea la persona más adecuada, o no, para dirigir el país. Eso, como todo, es discutible. Pero Tsipras no es responsable del desaguisado griego. Ni sus políticas. Ni su manera de entender la vida. Ni su manera de entender la economía. Para nada.

Él no organizó unos juegos olímpicos en el año 2004, por todo lo alto, ni generó un granero de clientes y enchufados alrededor suyo, que vivieron a costa de la teta del estado durante años, ni ha eximido de pagar impuestos a las grandes fortunas del país, ni falseó las cuentas para entrar en el euro. Da la casualidad de que todo eso lo han hecho quienes si quieren que Grecia haga las reformas que pide Bruselas, esto es; atarse una rueda de molino al cuello y tirarse al Egéo.

Grecia, como España, a esta situación ha llegado aplicando políticas de privatización de servicios públicos, endeudándose hasta las trancas y no aplicando la ley sobre quien se la saltaba, no vigilando sus actos, poniendo en los organismos reguladores, o bien a personas que no creían en esos organismos, y que por lo tanto no iban a llevar a cabo el trabajo para el que fueron contratados, o bien a personas ineficientes, o ambos casos a la vez; una mezcla de descreimiento en la función pública, e ineficiencia e inutilidad.

Esto ha llevado a Grecia a una crisis sin precedentes. El pueblo, en su desesperación ha confiado en Tsyriza. En otra forma de hacer política distinta a la que ha llevado a Grecia al caos. Tsipras esta gestionando el fracaso del PASOK y de Nueva Democracia, juntos, con la inestimable colaboración de la Unión Europea. Aunque parezca que a Grecia la ha llevado al caos él. No es verdad.

Del mismo modo, que quieren hacer caer toda la porquería, acumulada durante años y años de PP-Psoe, encima de los nuevos partidos que se asoman al horizonte electoral español.

Por qué será qué cuándo pienso en Grecia, mi mente se va enseguida a España. ¿A usted no le pasa?...







No hay comentarios: