Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 26 de agosto de 2015

Hay películas, que simplemente, son un placer...




...verlas, las veces que haga falta. La Leyenda de la Ciudad Sin Nombre es una de ellas. Un western, musical, inaudito, inédito, ver a Lee Marvin cantando una canción como Wandering Star (Estrella Errante) Inaudito ver también a Clint Eastwood, cantando. Como todas las pelis que comentamos aquí, esta, nos da un mensaje, un mensaje claro y nítido, un mensaje para intentar comprender el mundo en el que vivimos hoy.

La cinta narra la creación, el auge y el declive de una ciudad, No Name City (La Ciudad sin Nombre), fundada por un grupo de buscadores de oro, en plena fiebre del precioso metal. Esos nombres dictan sus propias leyes. Allí se puede comprar a una mujer, una de las esposas de un mormón cargado de deudas, se puede secuestrar un carro cargado de prostitutas y llevarlo a la ciudad para el desfogue del personal masculino; una mujer, Elisabeth (Jean Seberg) puede tener dos maridos. California, el lugar donde se lleva a cabo la trama, no es aún estado de la Unión, y la ley que rige los destinos de los ciudadanos de la Ciudad Sin Nombre, es su propia ley. La ciudad prosperará al amparo de la codicia, la prostitución, el afán de lucro, el juego y el alcohol. Al final, como todo lo basado en la avaricia desmedida, la ciudad se hunde, literalmente, sobre sus cimientos, el sueño se desvanece y será hora de empezar otra vez. Unos, El Socio (Clint Eastwood) y Elisabeth, se quedarán en la ciudad sin nombre para cambiar el rumbo del lugar y de sus vidas, que tomarán el camino de la respetabilidad. Otros, como Ben (Lee Marvin) seguirán su camino en pos de otra ciudad sin nombre, en la que la ley, sea la que ellos mismos dicten, lejos de la respetabilidad de la sociedad establecida.

Es memorable la interpretación de Lee Marvin, y de Clint Eastwood. Memorables algunos diálogos y algunas situaciones de la película, con una banda sonora bastante buena, por cierto. A disfrutarla...


La leyenda de la ciudad sin nombre.
USA.
1969.
Director: Joshua Logan.
Intérpretes: Lee Marvin, Clint Eastwood, Jean Seberg, Harve Presnell, Ray Walston, Tom Ligon.
165 minutos.

No hay comentarios: