Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 31 de diciembre de 2015

Reconozco que estaba tentado...

...de felicitarles el nuevo año a la clásica, de hacer como todo el mundo, happy new year, feliz entrada y salida, feliz noche, feliz año nuevo, en fin, ya saben, toda esa retahíla de cosas que se desean para el nuevo año, pero que sabemos positivamente que mañana todo seguirá igual de mal, o de bien, o de regular, depende de cada cual.

Al final he optado por no hacerlo. Ya les dije en una ocasión que soy un aguafiestas, profesional, del calibre noventa. No me gusta para nada la navidad consumista, ni la cantidad de gilipolleces que hacemos en ella, no me gusta desear cosas que positivamente sé que no se van a cumplir. No me gusta dejarme llevar por la corriente.

Si, ya lo sé. En nuestra España no hay personaje más odiado que el aguafiestas. Desde que nacemos nos enseñan a no serlo. Tienes que asistir a la fiesta mayor y beber, y comer, y comportarte como un energúmeno, porque va en tu ADN, porque así lo hizo tu padre, y antes que él tu abuelo, y antes tu bisabuelo. Y la fiesta la llevas en tus adentros, como tus vísceras. Tienes que lancear a la vaquilla, y defender ese lanceamiento frente a los que dicen que es una barbaridad, con uñas y dientes, aunque sepas positivamente, para tus adentros que en el fondo tienen razón, pero que quieres chico, te enseñaron a ser así, básico, a no despuntar, ni para arriba ni para abajo. Tú en el medio de la tropa, que no se te vea, ni para mal, ni para bien. Fue el consejo que te dio tu padre cuando saliste de casa para ir a la mili. Ni voluntario para nada, ni para todo, tú que no se te vea, ni vayas de listo, ni tampoco de tonto, y te tiraste doce meses escaqueado, hasta la jura de bandera.

Con esto de la navidad, y el año nuevo pasa algo de lo mismo. A nadie le gusta, sentarse esta noche junto al pesado de tu cuñado, a comer cordero, y pegarte el atracón de marisco, zamparte doce uvas en doce segundos, pipos incluidos, para terminar brindando por un año nuevo, el cual sabes positivamente que va a ser igual de nefasto que el año saliente. Lo sabes, pero a ver quien es el valiente que dice nada, y pasa la noche como una más, cenas frugalmente, te vas a la cama, ves las campanadas sí, y poco más, con dos cojones. En el fondo te apetecería hacer eso, pero no te atreves. Temes ser marcado con el hierro candente del aguafiestas, temes ser señalado. Aquí, los aguafiestas y los gafes son mas temidos que la difteria. Son los nuevos herejes. Asi que te abstendrás, comerás, beberás, sonreirás a tu cuñado, brindarás, y te comerás las uvas con pipos, como todos los años...

No hay comentarios: