Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

jueves, 18 de febrero de 2016

No se ponen de acuerdo...











...consigo mismos, para llegar a otro acuerdo, para reunirse, para, al fin, llegar a un acuerdo satisfactorio para todos.

Los nuevos políticos, emulando a los antiguos, piensan más en los votos que puedan perder en el futuro, que en el bienestar de los ciudadanos en el presente. Y eso que nacen fruto de la indignación. Y eso que venían a cambiar todo esto. Y eso que decían que ellos tenían muy poco que perder, pues su objetivo no era convertirse en políticos profesionales. Menos mal.

Los demagogos siguen postureando, siguen en su lucha de asaltacapillas, y titiriteando la realidad. Como todo el mundo sabe, la culpa de la precariedad laboral de muchos españoles la tiene la iglesia y la religión en general. Allí se explota al inmigrante, allí se persigue al sindicalista, allí se precariza al joven, allí se premia al directivo comemierda que cobra en función de las unidades de producción que pone de patitas en la calle. Mientras, la cruda realidad sigue su curso, como el gran río tras el deshielo de la primavera. Se diría que la realidad no les gusta a nuestros nuevos políticos, por eso se inventan una paralela de mentira, donde prima el anticlericalismo sobre la lucha por un trabajo digno para todos, los derechos de los territorios sobre los derechos de las personas, la institución sobre el ciudadano. No han tardado nada en cogerle el gusto ala moqueta.

La realidad es eso que pasa mientras Pablo Iglesias da largas cambiadas, Albert Rivera espera, Mariano dormita y Sánchez se da de bruces contra un muro. Quien nos iba a decir a nosotros que íbamos a votar nuevos proyectos para caer en las mismas redes: el problema catalán, la iglesia, el terrorismo, la corrupción. La España eterna, a la que tirios y troyanos se agarran como un cachorro se agarra a una teta. Va a ser verdad que este país no tiene remedio...



No hay comentarios: