Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

miércoles, 10 de febrero de 2016

"Papá, Papá;....


...tú, cuando en España, había cinco millones de parados, la gente no llegaba a satisfacer sus necesidades mínimas, y los políticos robaban a manos llenas, que hacías. Yo, hijo, estaba discutiendo con la derecha la diferencia entre apología y parodia".

Éste es el país del esperpenpento. Mientras medio mundo está pendiente de la crisis bursátil china, de los vaivenes del precio del petróleo, de la guerra en Siria, de las elecciones primarias en Estados Unidos, aquí, a lo nuestro. A la gritería. A la vocería.

Yo, lo siento. No voy a comentar nada sobre el asunto de los titiriteros de Madrid. Primero porque no he visto la obra, y yo solamente escribo y hablo de lo que veo.Segundo porque todo este asunto me parece unas maniobra más para tapar, para tergiversar, para manipular, para enmierdar. Es lo de siempre. Unos se prestan al espectáculo y el postureo, y otros recogen los frutos.

De todos modos, y sin saber nada de la obra de títeres de marras, recomiendo a a los titiriteros y dramaturgos, a los literatos y a los guionistas que en nuestra sufrida España son, que se den una vuelta por nuestros clásicos, y aprenderán, a denunciar sin denunciar, a señalar sin señalar. Aprenderán lo que es una parodia de verdad. Hechas de manera inteligente, limpia, incontestable, hechas con la más refinada mala leche, que en el mundo hubo y habrá.

Vayan al Quijote, y piensen en el mensaje que nos quiso transmitir el bueno de don Miguel de Cervantes, cuando ponia al hidalgo caballero, a batirse en singular batalla contra unos molinos de viento, o contra un ejército de ovejas, o unos cueros de vino, a pesar de los consejos de su vulgar y rústico escudero, Sancho. O el que nos quiso transmitir cuando puso al cura a quemar los libros en el patio. Que ejercicio de mala leche no nos propone Cervantes en ese pasaje. ¿Quiso quizá denunciar la censura que la Iglesia de la época imponía en la literatura? ¿Hizo quizá un ejercicio de crítica literaria hacia los autores que se nombran ahí, algunos contemporáneos de Cervantes? ¿Ambas cosas?

Pasen y lean, y quizá algunos aprendan a parodiar, y otros a tolerar la parodia. Y a todos, quizá se les despierte el sentido del humor, y del ridículo...

No hay comentarios: