Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

martes, 8 de marzo de 2016

Neolengua: Neoliberalismo.












Es difícil de entender. Por qué lo llaman Neoliberalismo, a esto que estamos viviendo. No hay libre competencia. Algunas de las grandes empresas viven de la subvención publica, de la obra pública, de la corrupción pública.

Otras viven de la acción privatizadora del Estado de empresas públicas. Eléctricas, telefonía, suministros de aguas, industrias englobadas en el antiguo INI, privatizadas a precio de baratillo, servicios externos en la sanidad, como los servicios de cocina y lavandería de los hospitales públicos, por ejemplo.

El amiguismo, el compadreo, el enchufismo, la subvención y la opacidad han sustituido a la meritocracia, la libre competencia, la independencia y la transparencia.

Empresas de todo tipo, y sindicatos, viven del maná del dinero de los cursos de formación a los trabajadores y a los parados.

Empresas periodísticas, grandes y pequeñas, del centro y de la periferia, de derechas y de izquierdas, nacionalistas o estatalistas, viven de la subvención encubierta en publicidad institucional.

Lo más hilarante de todo esto es que los "apóstoles" defensores de todo este desaguisado, se hacen llamar a sí mismos, con toda la desvergüenza y la caradura imaginables, liberales, o mas concretamente, neoliberales.

Neoliberalismo. Una nueva palabra a introducir en nuestro diccionario de la neolengua, de reciente creación, muy recomendable para los retorcedores del lenguaje tradicional, y para los caraduras.

No hay comentarios: