Cita:

"La dureza de los ricos justifica el mal comportamiento de los pobres"
(Marqués de Sade)

Etiquetas

2012 (2) Africa (2) Alemania (3) Alianza de Civilizaciones (5) Andalucía (1) Anécdotas y leyendas (2) Argentina (1) Asia (3) Barak Obama (1) Barcelona (1) Brasil (2) Bulgaria (1) Castilla y León (2) Cataluña (16) China (2) Chipre (1) Cine (13) citas (90) Ciudadanos (3) Comunidad Valenciana (3) Comunismo (1) Cultura (4) Deporte (5) Donald Trump (1) Ecología (1) Economía (189) Economía Sostenible (36) Educación (11) Egipto (2) Elecciones 2011 (4) Elecciones 2015 (3) Elecciones 2016 (1) Elecciones catalanas 2012 (1) Elecciones Europeas 2014 (4) España (285) Estados Unido (9) Europa (80) Extremadura (4) FAO (1) Flash (8) Francia (5) Gibraltar (1) Grecia (5) Historia (55) Historia para españoles que quieren dejar de serlo (12) Iberoamérica (1) In Memorian (9) Inmigración (1) Internacional (64) Italia (2) Japón (1) Justicia (1) l (1) La Frase (24) La Palabra (176) La pregunta del millón (1) liberalismo (15) Libertad (42) Literatura (56) Madrid (14) Martin Luther King (1) Monarquía (1) Neolengua (2) nuevo orden mundial (82) oración (1) Pablo Iglesias (1) Partido Popular (6) periodismo (42) Podemos (8) política (232) Portugal (1) Profecías (1) PSOE (3) Redes Asociales (1) Regenerarse o morir (36) Reino Unido (7) religión (9) República (3) Rusia (5) Sanidad (10) Satrapías (46) Semoliberalebuenoyqué (8) Sindicatos (2) Sociedad (8) Sudáfrica (1) Terrorismo (8) Tontilandia Show (53) Turquía (2) Ucrania (6) Una imagen vale más que mil palabras (26) Unas gotas de filosofía (5) Venezuela (4) Vídeo (9) Viñetas (38) Viriato Pastor Lusitano (5) Viriato Pastor Lusitano. (14)

viernes, 1 de julio de 2016

La UE, no es una institución que destaque...






...por su amor por la democracia, precisamente. Es un hecho que a lo largo y ancho del mundo hay instituciones y estados cuyo amor por la democracia es aún menor ue existe en la UE, cuyos ciudadanos soñarían con tener la mitad del respeto hacia sus personas y haciendas de los que gozamos aquí. Esto también es cierto. Como también lo es que existen países, estados, instituciones, cuyo amor y respeto por la democracia es bastante mayor que el que existe en la Unión Europea, y por lo tanto, no es de extrañar que sus ciudadanos se sientan a disgusto dentro de la Unión, y demanden a esta un mayor respeto por la voluntad de la ciudadanía, e incluso opten por abandonar esta, una vez comprueban para lo que realmente sirve un supraestado que no atiende a razones, ni a libres voluntades, libremente expresadas.

Esto es obvio para cualquier persona con dos dedos de frente nacida en Occidente. Democracia y libertad, deben ir unidas. No se aceptaría un modelo a la china, por ejemplo, que separa lo que es prosperidad y bienestar económico de democracia y libertad. Y sin embargo no se cansan de repetirnos desde los medios oficiales y oficiosos de lo contrario. Todo el mundo ve como una tragedia la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, porque eso, según algunos, será un desastre para la economía de los británicos, que arrastrarían en su caída al resto de países de occidentales, aspecto que, a corto plazo puede ser plausible, pero que existe una duda razonable que pueda ser así a medio y largo plazo, justo los plazos que siempre obvia el neoliberalismo.

Es como si les dijéramos a loa rumanos, búlgaros, polacos, o checos de los años noventa del pasado siglo, que se olvidaran de buscar la democracia y la libertad que había al otro lado del muro, el lado oeste, porque tendrían mucho que perder entrando en la competencia capitalista, saliendo de la economía milimetrada y paternalista del estado estalinista. Todas las repúblicas socialistas del este de Europa eran dirigidas por un "conducator", un padre de la patria que nunca se equivocaba, que dirigía el estado con mano firme enfundada en guante de terciopelo, con el que la ciudadanía no tendría problemas mientras no exigieran nada más allá de todo lo que el estado benefactor estaba dispuesto a darle a cambio de su libertad. Si así hubiera sido, no se hubiera desintegrado la Unión Soviética, ni Yugoslavia, Alemania estaría partida en dos, y la Unión Europea no sería como la conocemos hoy.

Puede qué este modelo les encante a muchos en Europa. No es el caso de los ciudadanos del Reino Unido. Presumimos que tampoco son muy partidarios en la Europa del norte. Empezar la casa por el tejado y obviar la libertad de la gente, siempre trae problemas.

No hay comentarios: